Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Juzgan a un miembro de la banda musical de Marratxí por abusos a una compañera

La víctima sufrió un cuadro de ansiedad, depresión y estrés postraumático tras sufrir las supuestas vejaciones

El acusado de abusar de una compañera de la banda de música de Marratxí, ayer, en el juicio. | L.MARINA

«Acosar y abusar son palabras muy fuertes Las conversaciones (con la víctima) son muy normales y nunca ha pasado nada. Estos cuatro años han sido muy injustos». Con estas palabras, en el ejercicio de su derecho a la última palabra, el miembro de la banda musical de Marratxí trató de exculparse de los presuntos abusos sexuales y vejaciones a una compañera durante el juicio celebrado ayer en el Juzgado de lo Penal número 3 de Palma.

La fiscal pidio ayer para el encausado tres años de prisión. Un año y medio de prisión por un presunto delito contra la integridad moral y el mismo tiempo por abusos sexuales. Por su parte, la acusación particular, ejercida por las letradas Martina Cladera y Mercedes Hermoso, solicitaron para el procesado dos años y seis meses de cárcel por un supuesto delito continuado de abusos sexuales.

Los hechos que se enjuiciaron ayer en Vía Alemania, en una segunda sesión, tuvieron lugar entre septiembre de 2017 y octubre del mismo año. De acuerdo con el escrito de acusación de la fiscal, el trato degradante a la denunciante se sucedió durante todo este tiempo.

Así, el miembro de la escuela de música de Marratxí se habría dirigido a la víctima con frases degradantes tales como «tienes el culo muy gordo y la barriga muy blandita. No sé cómo tu novio te puede follar». También aludía a su pareja y le instaba que no se pusiera celoso. «Para follarte primero tendría que poder levantarte», le espetó a la mujer.

Las palabras vejatorias las habría acompañado de tocamientos en las nalgas de la afectada. También habría utilizado las baquetas de la percusión para tocarle con ellas la vagina. El acusado habría aprovechado para pasar a menudo pegado a la víctima y rozarle los genitales por la espalda.

El acusado habría alternado las palabras degradantes hacia la víctima con continuo tocamientos

decoration

Como consecuencia de este trato vejatorio continuado la víctima presentaba un cuadro de «ansiedad, depresión y estrés postraumático». Así lo precisó la psiquiatra que la examinó después de interponer la denuncia.

La fiscal, durante las conclusiones, criticó duramente la actitud que mantuvieron algunos miembros de la banda de música de Marratxí, al negar los supuestos abusos a la denunciante. «Ha habido una confabulación», recalcó. En este sentido, la representante del ministerio público pidió que se dedujera testimonio a un abogado y testigo a la vez.

A continuación, la abogada de la acusación particular hizo hincapié en que el acusado «no merece ninguna credibilidad». En este sentido, la letrada Martina Cladera negó taxativamente que se tratara de una «broma», como lo trataba de justificar el acusado. «Eran hecho delictivos», recalcó.

Compartir el artículo

stats