Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La familia de las dos hermanas alemanas muertas en Cala Mandia: El dolor se mezcla con la amargura

La familia de las dos hermanas que murieron ahogadas en Cala Mandia denuncian que no las atendieron en el número de emergencias porque hablaban alemán - Se quejan también de la falta de apoyo del consulado en Palma

una foto de las hermanas fallecidas junto aun paquete de mensajes de condolencia, en casa de sus padres en Alemania. | CHRISTIAN ALTHOFF/WESTFALEN-BLATT

El video del teléfono móvil que Hannah, de 23 años, y Vanessa, de 25, enviaron a su madre poco después de aterrizar en Mallorca mostraba la casa de vacaciones que las hermanas y cuatro amigas habían alquilado durante una semana, una villa con piscina en el este de la isla. «Estábamos contentos al ver que era tan hermoso», dice Anja Paeschke (52). El video es la última señal de vida de las dos jóvenes que llegó a la familia en Schieder-Schwalenberg (Alemania). Unas horas más tarde, Hannah y Vanessa estaban muertas, ahogadas en el Mediterráneo.

Hay una foto en blanco y negro en un marco plateado en un aparador en la sala de estar de Paeschke. Muestra a las hermanas juntas y lanzando un beso. «Eran como gemelas. Siempre una con la otra», dice la madre. La familia también incluye a Paul, de 13 años, Laura, de 27, y su padrastro Matthias , de 56. Ninguno de ellos puede comprender la pérdida. «Por la noche sueño que voy a caer en un pozo profundo y golpear con fuerza en el fondo», dice Anja Paeschke entre lágrimas.

Hannah trabajaba como enfermera; Vanessa como enfermera geriátrica, y acababa de aprobar su examen de gestión de enfermería, según explica Anja Paeschke, ella misma enfermera geriátrica y especialista en paliativos. «Hannah vio morir a personas sin familiares en la sala de cáncer, y Vanessa estaba preocupada por la soledad de los ancianos». Las dos habían aguantado el año del coronavirus, a veces trabajando en turnos dobles. «Por eso esa semana en Mallorca era tan importante para ellos. Estaban realmente felices de finalmente salir y experimentar algo nuevo con sus amigos».

El accidente ocurrió en la madrugada del 2 de septiembre, unas doce horas después de la llegada de las jóvenes a la isla. Las hermanas y sus cuatro amigas estaban en la playa de Cala Mandia, en Manacor, alrededor de las dos de la madrugada, acompañadas por un conocido, también alemán. «Hannah, Vanessa y su amiga Sina corrieron al mar, pero ni siquiera hasta el ombligo», dice la madre. La amiga sobreviviente le contó más tarde cómo la corriente le arrastró las piernas. «Ella se hundió y tragó agua, pero el joven pudo salvarla». Luego sacó a Vanessa del mar, pero ya no estaba consciente. No se veía nada de Hannah en la noche oscura.

«Las amigas marcaron el número de emergencia, pero el operador colgaba porque las niñas no hablaban español. ¡Qué arrogante!», dice la madre. Una amiga fue entonces al Hotel Cala Mandia y allí dio la alarma.

Pero la ayuda llegó demasiado tarde. Hannah fue finalmente descubierta por la tripulación de un helicóptero y la sacaron del mar. Fue declarada muerta en la playa. Su hermana menor, a quien los amigos habían iniciado intentos de reanimación, llegó al hospital de Son Espases, en Palma. Más tarde se diagnosticó allí su muerte cerebral.

«Cuando fueron al consulado las enviaron a casa. Nos pidieron 9.500 euros para que no incinerasen los cuerpos»

decoration

Ni la policía española, ni el consulado, ni el Ministerio de Asuntos Exteriores, ninguna autoridad informó a los padres de la muerte de sus hijas. Una de las amigas tuvo que hacerlo. Según Matthias Paeschke «era el mediodía a las 12:05 cuando sonó mi teléfono. Era Melanie y dijo que la policía española la había hecho hacer esta llamada. Dijo que tenía muy malas noticias para nosotros».

La familia está amargada y decepcionada porque no recibió ningún apoyo oficial en su dolor. Segun cuenta Matthias Paeschke: «Comenzó cuando las amigas de nuestras hijas en Palma acudieron al consulado alemán en busca de ayuda, pero las mandaron a la calle». Los padres rechazaron la idea de volar a Mallorca porque les dijeron que sus hijas estaban en el Instituto de Medicina Legal y no podrían entrar. «Por otro lado, nos dijeron que debíamos transferir 9.500 euros de forma inmediata para evitar la incineración en España y para iniciar el proceso de traslado», dice la madre.

Pero también hubo gente que se solidarizó con la familia. Matthias Paeschke señala dos montones de condolencias: tarjetas conmemorativas, pero también cartas largas. «Estamos muy agradecidos por eso. Muchos son de personas que no conocemos en absoluto. Una madre escribió que recientemente perdió a su hijo en un accidente y lo siente por nosotros».

También recibieron donaciones. Anja Paeschke explica: «Cuando las amigas de nuestras hijas se enteraron de que los transportes y los entierros podían costar hasta 50.000 euros, hicieron un llamamiento y mucha, mucha gente donó. Eso fue abrumador». Si al final sobra dinero, quiere dárselo a un hospital infantil, dice la madre. «Espero que esa idea le guste a los donantes. En el hospital, los padres pueden despedirse de sus hijos moribundos. Nosotros no pudimos».

«Vanessa quería donar sus órganos, pero desde España nadie nos preguntó cuál era su deseo»

decoration

Diez días después del accidente, Hannah y Vanessa fueron finalmente trasladadas a Alemania. Sin la funeraria Drabek de Horn-Bad Meinberg, se habrían rendido a la burocracia española, dice la madre. «La familia Drabek ha sido una ayuda increíble y se encargó de todo».

La familia finalmente pudo echar un último vistazo a las hermanas y tocarlas nuevamente. «Eso fue algo liberador», dice Matthias Paeschke. «Cuando las vimos, entendimos lo que había pasado. Si las hubieran incinerado en España y nos hubieran entregado las urnas, nunca hubiéramos encontrado la paz».

Y sin embargo, todavía quedan preguntas sin respuesta. «Vanessa quería donar sus órganos», dice su hermana mayor, Laura. «Hasta el día de hoy no sabemos si murió en el hospital o si apagaron las máquinas porque Vanessa estaba ya en muerte cerebral. En ese caso, todavía podría haber donado sus órganos. Pero nadie nos preguntó cuál era su deseo».

Han pasado casi dos semanas desde que cientos de personas se despidieron de las mujeres en un funeral. Los parientes pusieron la canción Love Tonight para ellas dos, y para Anja Paeschke sonó una canción de Udo Jürgens. El sol sale una y otra vez. La canción le da esperanza, dice la madre. «Tiene que continuar de alguna manera».

En principio, la familia habría llevado a Vanessa y Hannah a su tumba en ataúdes. Pero luego se enteró por sus amigas de que una vez habían hablado sobre ser incineradas. Laura Paeschke sonríe: «Mis hermanas dijeron que eran demasiado hermosas para ser comida de lombrices y querían ser incineradas». Así sucedió.

La familia enterró las dos urnas en una misma tumba. Para Vanessa, que amaba Cenicienta, la familia eligió una urna rosa adornada con oro con ese motivo. Y la urna verde oscuro de Hannah, que conducía apasionadamente una Suzuki y era miembro del grupo de motoristas The Knee Sliders, está adornada con un emblema de motocicleta y las palabras «Last Tour».

Compartir el artículo

stats