Un joven de 24 años que sufrió un aparatoso accidente de tráfico en la madrugada del sábado en Can Pastilla fue detenido por la Policía Local después de negarse a realizar el test de alcoholemia y tratar de golpear a uno de los agentes. El joven, que aparentaba estar ebrio o drogado, se mostró muy agresivo. Había volcado con su coche tras chocar contra cuatro coches estacionados cuando iba marca atrás.