La fiscalía solicita una condena de cinco años de prisión para una mujer acusada de difundir que su exnovio tiene sida en Manacor. La acusada hizo pintadas en la furgoneta de la empresa para la que trabajaba la víctima en la que hacía alusión a la enfermedad del hombre. También envió mensajes al resto de empleados y a los dueños del negocio para contarles que era portador del virus. Según la acusación, la mujer actuó para vengarse de él por haber roto su relación y cometió un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

Además de la condena de cinco años de cárcel, la fiscalía solicita que la procesada, de 40 años y nacionalidad búlgara, indemnice a su excompañero con 3.000 euros por los daños morales causados y que se dicte una orden de alejamiento que le prohiba acercarse a él durante un lustro.

Los hechos se remontan a la primera del año 2018. La fiscalía sostiene que entre abril y junio la acusada divulgó la enfermedad que padece su excompañero tras la ruptura de su relación sentimental. «Tengo sida. Soy portador», pintó en una de las furgonetas de la empresa para la que trabajaba la víctima. Además, se puso en contacto con WhatsApp con compañeros y jefes de su exnovio para contarles que padecía la enfermedad como venganza por haber cortado su relación.

Está previsto que el juicio por estos hechos ’se celebre en los próximos días en un juzgado de lo penal de Palma.