27 de febrero de 2020
27.02.2020
Investigación

El entorno de Ramadani niega su delito fiscal porque no es residente en España

Allegados al representante se muestran sorprendidos porque se le presente como miembro de una organización criminal

27.02.2020 | 02:45

Fali Ramadani, el representante de futbolistas macedonio imputado por la Guardia Civil por delito fiscal y blanqueo de dinero en Mallorca, está tranquilo, según explican personas de su entorno más cercano, aunque sorprendido por la difusión del caso. "Entiende que no ha cometido delito fiscal en España porque él reside oficialmente en Irlanda. En cualquier caso, se trata de una posible irregularidad fiscal de la que se defenderá, pero aquí no hay ninguna organización criminal. Todas las transacciones relacionadas con fichajes de futbolistas en las que ha participado están absolutamente fiscalizadas por la FIFA, son transparentes y no hay nada delictivo en ellas".

Fuentes cercanas al representante internacional de futbolistas han mostrado su sorpresa por las connotaciones que rodean las informaciones sobre la investigación de la Guardia Civil. "La denuncia que pesa sobre Ramadani, la que provocó el registro la semana pasada de su casa en Portals, se refieren únicamente a un delito fiscal y a blanqueo de dinero", explican. "Es decir, a no haber pagado los impuestos en España y a haber adquirido bienes en el país con el dinero supuestamente defraudado. Sin embargo, se ha dado a entender la existencia de una mafia o una organización criminal en el mercado de futbolistas, algo que resulta completamente disparatado".

Los allegados al macedonio insisten en que "Ramadani no es residente en España", aunque posee una casa en Portals donde viven su esposa y sus hijos. Su empresa de representación de futbolistas está radicada en Malta y él tiene su domicilio en Irlanda. "Ahora tendrán que demostrar si él ha pasado tanto tiempo en España como para justificar que su residencia real está aquí, pero es un hombre que hace mucha vida fuera de España, siempre está viajando".

"No ha sido detenido"


En el entorno del representante se hace hincapié en el hecho de que Ramadani no haya sido detenido en ningún momento, "ni se le ha retirado el pasaporte ni se le han tomado medidas cautelares, algo que no cuadra con unos delitos graves. El registro en su casa se hizo en su presencia y fue él quien entregó toda la documentación que se le requirió".

"Estamos muy sorprendidos", continúa la fuente, "ya que se ha presentado el caso como si fuera una mafia, hablando de fichajes fantasma y una organización criminal. No hay nada raro en ninguno de los fichajes en los que ha intervenido, y todo está fiscalizado por la Liga, todo está en las cuentas de los clubes".

Respecto al paso de algunos futbolistas por el club chipriota Apollon Limasol, en lo que la Guardia Civil entiende como "fichajes fantasma", los allegados a Ramadani explican que esto solo se dio en el caso del delantero serbio Luka Jovic, actualmente en las filas del Real Madrid. "Se puede entender como una maniobra para rebajar el pago de impuestos, pero era algo totalmente aceptado por la FIFA en su momento. Cuando cambiarron la norma, se dejó de hacer. Y de todos los fichajes en los que hemos participado, es el único con el que se hizo así".

La Guardia Civil ha requerido información a once clubes de fútbol por una serie de fichajes. En el caso del Real Mallorca se refieren a la venta de Tòfol Montiel y a la llegada como cedido del serbio Sasa Zdjelar. "No hay nada de nada", mantienen las fuentes cercanas a Ramadani. "Estos jugadores nunca han pasado por Chipre o ningún paraíso fiscal, y son operaciones que estuvieron totalmente controladas".

Audiencia Nacional


La jueza María Tardón ha citado para hoy jueves como imputados a los agentes de futbolistas Fali Ramadani y Nikola Damjanac, investigados por blanqueo y delitos fiscales en relación con supuestos fichajes ficticios de jugadores para un club chipriota que controlaban, con el objeto de encarecer su traspaso. Los representantes declararán junto a sus mujeres (también investigadas).

Según los investigadores, los agentes captaban a jugadores prometedores de países de Europa del Este, y cuando un club importante se fijaba en ellos, simulaban que era fichado por uno de los clubes que controlaban, como el Apollon Limasol de Chipre. Así lo vendían más caro y conseguían beneficios fiscales ya que en Chipre la tributación es mínima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook