16 de abril de 2019
16.04.2019

Mejora la cabo británica agredida por otra soldado en una discoteca de Magaluf

La víctima, militar del Reino Unido de 22 años, podría pasar a planta a lo largo del día de hoy en Son Espases

16.04.2019 | 11:57
Mejora la cabo británica agredida por otra soldado en una discoteca de Magaluf

La joven militar británica, de 23 años, que sufrió un corte en el cuello a manos presuntamente de una amiga en la madrugada del lunes en una discoteca de Magaluf ha experimentado una evolución favorable de las lesiones, tras ser operada en Son Espases. Hasta tal punto ha sido satisfactoria su recuperación, que hoy mismo se espera que pase a planta en el hospital. Por su parte, la supuesta agresora, la soldado Siney C., de 19 años, se encuentra en prisión provisional por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa y otro de lesiones graves.

El incidente ocurrió sobre la una de la madrugada en el interior de la discoteca Bananas de Magaluf. Al parecer, tres jóvenes amigas británicas se encontraban de fiesta, entre las que estaban la agresora -soldado de 19 años- y la víctima -cabo de 22 años-, en el local.

Al parecer, en un momento dado las dos jóvenes mantuvieron una acalorada discusión, multiplicada por el elevado consumo de alcohol que habían hecho durante toda la noche. En un momento dado, una propinó a la otra un cabezazo y esta replicó arrojándole un vaso. El cristal se rompió, alcanzó el cuello de la suboficial y le empezó a manar abundante sangre.

Agentes de la Guardia Civil acudieron a la discoteca y encontraron a la víctima con una gran hemorragia y detuvieron a la presunta autora de la agresión. El personal de seguridad del establecimiento ya tenía retenida a la supuesta atacante. La tercera amiga declaró en calidad de testigo. La arrestada fue conducida a los calabozos de la Guardia Civil de Calvià, después de que se negase a declarar.

Mientras, la agredida fue trasladada a Son Espases en una UVI móvil del Ib-salut en estado crítico. Una vez allí, fue operada de urgencia y ha experimentado una evolución muy favorable.

La presunta agresora, Sidney C., fue puesta en la tarde del lunes a disposición judicial. La detenida alegó en su descargo que todo se trató de un "accidente" desafortunado entre dos "amigas". Lo justificó por el avanzado estado de embriaguez que presentaban ambas. No obstante, el juez ordenó su ingreso en prisión provisional por homicidio en grado de tentativa y por lesiones graves.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook