13 de julio de 2018
13.07.2018
Protesta

Familiares de la menor atropellada en sa Ràpita convocan una manifestación

Los padres de la víctima han recurrido a la Audiencia de Palma para que la acusada vuelva a ingresar en prisión

12.07.2018 | 21:43
Avenida Miramar, donde se produjo el atropello mortal en sa Ràpita.
Los familiares de Paula Fornés, la joven de 15 años que falleció la madrugada del 24 de junio en la Nit de Sant Joan al ser arrollada en sa Ràpita por un vehículo cuya conductora dio positivo en alcohol, han convocado una concentración para hoy a las 20.00 horas en la localidad para pedir "que se eleve a más de cuatro años la pena máxima por matar a otra persona como consecuencia de una imprudencia grave al volante".

Según change.org, en menos de dos semanas han reunido más de 200.000 firmas con las que piden el endurecimiento de los castigos para modificar el Código Penal ya que la máxima pena que se contempla para estos casos es de cuatro años de cárcel. Así, se pide la aprobación definitiva de una Proposición de Ley que se está debatiendo en el Congreso para modificar el Código Penal.

Familiares de la joven criticaron la puesta en libertad de la detenida, Renata G., de 44 años y origen polaco, tras pagar una fianza de 12.000 euros tras permanecer once días en prisión. Los padres de la menor fallecida, personados como acusación particular, han interpuesto un recurso de apelación ante la Audiencia de Palma para que la acusada vuelva a la cárcel o se le aumente la fianza.

La familia ve necesario "modificar el artículo 382 del Código Penal" para que "la pena por matar a alguien por conducir bajo los efectos del alcohol y/o las drogas pueda aumentarse en uno o dos grados –hasta nueve años de cárcel–". Actualmente, "la pena máxima que se establece para estos casos es de cuatro años", indicaron los tíos de la joven, que añadieron que en la mayoría de los casos la pena es muy inferior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook