17 de abril de 2018
17.04.2018
ULTIMA HORA
Santamaría y Casado se han reunido en secreto en la sede del PP
Tribunales

"Todo me lo inventé, mentí porque estaba enfadada con mi madre"

Una joven dijo ayer en el juicio que se inventó las acusaciones contra su madre de inducirla a prostituirse

17.04.2018 | 23:02
La madre de 41 años acusada de inducir a su hija a la prostitución negó los cargos ayer en el juicio.
"No existe Manolo. No he tenido relaciones sexuales con él ni con otro hombre mayor a cambio de dinero, nunca. Toda la historia es inventada. Me lo inventé. Todo eso me lo inventé. No quiero ver a mi madre encerrada por mentiras mías". Una joven de 18 años reconoció ayer en el juicio en la Audiencia de Palma contra su progenitora por presuntamente haberla inducido a prostituirse cuando era menor en 2015 que todas las acusaciones son falsas, ya que se lo inventó. La madre se enfrenta a una petición de condena de la fiscalía de diez años de prisión por un delito de inducción a la prostitución de un menor.

"Mentí porque estaba enfadada con mi madre, la pagaba con ella. Llegó un punto en que quería hacerle daño y empecé con todo esto. Tenía problemas con las drogas. Todo empezó con la separación de mis padres, la culpaba a ella", aseguró la testigo ante el tribunal de la sección segunda.

"Yo estaba muy enfadada con la vida. Sufrí una violación. Culpaba a mi madre de todo. Empecé a mentir", admitió ayer la joven. La perjudicada explicó que contó a los técnicos del Consell que su progenitora le propuso mantener sexo con un señor mayor a cambio de dinero y que tuvo una relación sexual completa, pero que todo eso es incierto.

"Todo eso lo he dicho, pero no es cierto", insistió. La joven también recordó que denunció a su madre en dos ocasiones porque sufría agresiones físicas. "Es verdad que ella me pegaba, una o dos veces, pero no recuerdo el motivo", señaló.

Según su versión, empezó a tomar drogas desde los doce años. "Tenía graves problemas de consumo, tomaba cocaína y éxtasis. Me escapaba casi todos los días del centro de menores. Me relacionaba con personas problemáticas. Ahora, he salido de todo esto, estoy en Proyecto Hombre", aseguró ante la sala.

La testigo indicó que su tía ejercía la prostitución en el extranjero y le invitó a ella a prostituirse.

Por su parte, su madre, que está acusada de inducirla a prostituirse, negó en rotundo los cargos durante la vista oral. "Mi hija nunca ha ejercido la prostitución. Todo es falso. No le propuse que tuviera sexo con un señor mayor a cambio de dinero. Nunca ha pasado eso", recalcó ayer.

La sospechosa insistió en que todas las acusaciones son falsas. "Todo esto es incierto, es totalmente falso. No existe ningún Manolo. Ella sufre un trastorno bipolar y de ansiedad, toma alcohol y varias drogas. Me denunció porque estaba enfadada conmigo. Ella hacía lo que le daba la gana en casa de su padre, pero en mi casa no", destacó.

Según la acusada, de 41 años, en el verano de 2015, cuando ella y sus dos hijos regresaron a Palma desde Canarias, el comportamiento de su hija cambió de forma radical. "Antes era una excelente estudiante, tenía buenas notas, pero luego se volvió agresiva, rompía los cristales, se ausentaba de casa ocho días, salía muchísimo y volvía en estado crítico de droga y alcohol. Se unió a una banda, los Latin Kings en la calle Manacor. Yo puse denuncias, no aguantaba más, tuve que pedir que la ingresaran en un centro cerrado", manifestó la mujer.

La acusada relató que interpuso 25 denuncias al entorno de su hija. "Se escapaba de todos los centros de menores. Ella miente mucho, es una persona manipuladora, siempre ha sido manipuladora. Si no tiene lo que quiere, monta su show", añadió.

La progenitora confirmó ayer en el juicio que acompañó a su hija a poner la denuncia cuando la violaron y que ahora la joven ha cambiado mucho. "Ahora, está en casa, lleva dos meses sin consumir droga. Lleva un mes excelente", confirmó la acusada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine