Etapa fisiológica femenina

Las mujeres sacan la menopausia del armario pero aún no reciben tratamientos adecuados

Solo el 5% que sufre síntomas moderados o graves y que podría beneficiarse de terapia hormonal la recibe

Paola Assora, de 49 años y con menopausia.

Paola Assora, de 49 años y con menopausia. / Ana Puit

Beatriz Pérez

Solo el 5% de las mujeres con menopausia con síntomas moderados o graves que podrían beneficiarse de un tratamiento hormonal lo reciben. Además, entre las mujeres con el síndrome genitourinario (que abarca desde la sequedad vaginal hasta el dolor en las relaciones sexuales, pasando por el picor vaginal, las infecciones de orina recurrentes y la disminución de la líbido) hay hasta un 50% que no se trata. Es decir, la "gran mayoría" de mujeres con menopausia no recibe ningún tratamiento, bien porque no consulta o bien porque, "como siempre, se minimizan los síntomas" y su "importancia", explica el jefe de Ginecología del Hospital Clínic, Francisco Carmona. La menopausia, insisten los médicos entrevistados para este artículo, "no es una enfermedad", sino una "etapa fisiológica" en la vida de la mujer.

Solo el 5% que sufre síntomas moderados o graves y que podría beneficiarse de terapia hormonal la reciben

En 2002, un artículo que asociaba los tratamientos hormonales al aumento del cáncer de mama generó mucha "alarma" y ahora se arrastra "esa rémora". "Entre los médicos también hay esta idea de que no hay que tratar la menopausia. Las mujeres podrían estar beneficiándose de tratamientos adecuados para ello, como hormonas, o también tratamientos para la osteoporosis para fortalecer sus huesos y sus músculos", reconoce Carmona. Es verdad que los estrógenos están en la lista de sustancias carcinógenas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por eso no deben prescribirse de manera indiscriminada. "Pero si los administras a mujeres que los necesitan, entre la vida fértil y la menopausia, les vas a poder ayudar en ese tránsito", añade.

Un artículo de 2002 que asociaba los tratamientos hormonales al aumento del cáncer de mama generó mucha "alarma" y ahora se arrastra "esa rémora"

Dice lo mismo el responsable de Endocrinología Ginecológica del Clínic, Camil Castelo Branco: hay "muchísimas mujeres" que podrían estar beneficiándose del tratamiento hormonal y no lo están haciendo por reticencia de muchos médicos. "Toda menopausia prematura o precoz debería tratarse con hormonas. Si hay mujeres de 40 años con fallo ovárico, deben tomar hormonas. Este tratamiento está más que indicado entre los 40 y los 50 años", insiste Castelo. "Hacer el tratamiento hormonal antes de los 60 tiene más beneficios que riesgos", añade.

De esas reticencias médicas se queja Paola Assona, profesora de español para extranjeros de 49 años que se encuentra en la perimenopausia. "Creo que hay poca intención médica, científica y psicológica para encontrar paliativos. El más fácil es el hormonal. Es una apatía, una desatención, un desinterés", lamenta. Aún no ha transcurrido un año desde que no le viene la regla, momento en el cual se diagnostica la menopausia. A ella no le administran una terapia hormonal porque es fumadora y hay riesgo. Denuncia, además, que ningún médico le advirtió de los cambios que sufriría su cuerpo con la llegada, durante el confinamiento, de los primeros síntomas premenopáusicos: sofocos, sequedad vaginal, aumento de peso, dispersión mental.

"Creo que hay poca intención médica, científica y psicológica para encontrar paliativos. Es una apatía, una desatención, un desinterés"

Paola Assona

— Mujer con menopausia

Los sofocos

La menopausia engloba multitud de síntomas. Los más conocidos son los sofocos y la sudoración nocturna. Suelen aparecer durante el tránsito de la etapa fértil a la menopausia. En estos casos, la indicación del tratamiento es la terapia hormonal. "El artículo de 2002 lo asoció a cáncer de mama, pero este artículo se hizo con unos preparados antiguos, que no son ni las dosis ni los fármacos que usamos ahora", asegura María Pancorbo, ginecóloga del Hospital Vall d'Hebron y miembro de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia.

Pancorbo recomienda a todas las mujeres con síntomas de menopausia, los cuales estén "afectando" a su calidad de vida, que acudan a un ginecólogo. "Las mujeres normalizamos los síntomas y tendemos a quitarle importancia", apunta Pancorbo. Además, en el caso de que la terapia hormonal no esté indicada (o la propia paciente "no quiera tomarla"), se pueden pautar antidepresivos epilépticos para reducir los sofocos. "Pueden ayudar, pero su eficacia no es tan alta como la terapia hormonal", reconoce. Para los sofocos, además, también hay terapias naturales, derivados de la soja o del polen, cuya evidencia es "limitada" pero que, en casos leves, "podrían funcionar".

Más síntomas

Pero la menopausia, como recuerda esta ginecóloga, abarca muchos más síntomas que los sofocos. Uno de ellos es el síndrome genitourinario, que engloba la sequedad vaginal, el dolor con las relaciones sexuales, el picor vaginal, las infecciones de orina recurrentes y la disminución de la líbido. Si este es leve, bastarán hidratantes vaginales o lubricantes. Pero si es moderado o grave, habrá que usar terapia hormonal local: óvulos o cremas con estrógenos.

"Las mujeres normalizamos los síntomas y tendemos a quitarle importancia. Hay que acudir al ginecólogo"

María Pancorbo

— Ginecóloga en Vall d'Hebron

Aunque cada vez la menopausia es menos tabú, aún quedan por estudiar "nuevos fármacos" para pacientes que tengan una contraindicación para la terapia hormonal. "La menopausia -recuerda Pancorbo- no es el final de la vida de una mujer. Puede aparecer poco después de los 40 años, justo en la mitad de la vida de una mujer. Para muchas mujeres es un momento de plenitud a nivel laboral y social".

Aún quedan por estudiar "nuevos fármacos" para pacientes que tengan una contraindicación para la terapia hormonal

Para el doctor Carmona otro de los retos es conseguir tratamientos de estrógenos "sin efectos secundarios". "Aún hay mucho tabú, como todo lo que concierne a la mujer, pese a que cada vez menos. Durante muchos años, se consideraba que no había que tratar la menopausia porque es algo 'normal' en la mujer", dice. Según él, faltan consultas especializadas en los centros de atención primaria (CAP) porque muchas mujeres no están en manos de especialistas que sí hay en los hospitales.