Meteorología

¿Un otoño más lluvioso de lo normal? El trimestre arranca con una previsión incierta

"Hay entre un 40 y un 50% de probabilidades de que tengamos un otoño más lluvioso de lo normal, pero esta previsión hay que cogerla con pinzas", apuntan desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)

Llega la esperada lluvia en Barcelona

Llega la esperada lluvia en Barcelona / RICARD CUGAT

Valentina Raffio

Tras varios meses marcados por la falta de lluvias y el avance de las sequías, España mira hacia el otoño con la esperanza de que el cambio de estación, con un poco de suerte, consiga traer de vuelta las precipitaciones que tanta falta hacen en el territorio. Por el momento, según advierten desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), los pronósticos apuntan a un panorama incierto. "Los modelos todavía muestran mucha incertidumbre sobre qué podría pasar a lo largo de los próximos meses en el área mediterránea. Hay entre un 40 y un 50% de probabilidades de que tengamos un otoño más lluvioso de lo normal, pero esta previsión hay que cogerla con pinzas", comenta Rubén del Campo, portavoz de la entidad. 

La incertidumbre sobre qué pasará en los próximos meses choca con la certeza de unos registros que muestran como, hasta ahora, el déficit hídrico sigue aumentando. El balance del último año hidrológico, en el que se engloba desde octubre de 2022 hasta septiembre de 2023, indica que durante este último periodo llovió de media un 12% menos de lo normal. En total, se estima que en el territorio peninsular se recogieron cerca de 560 litros por metro cuadrado frente a los más de 640 que, hasta ahora, se consideraban normales. "Ha sido el sexto año más seco del siglo XXI", comentan desde la Agencia Estatal de Meteorología. 

"Hay entre un 40 y un 50% de probabilidades de que tengamos un otoño más lluvioso de lo normal"

La escasez de precipitaciones ha afectado a prácticamente todos los rincones de España. Entre los puntos más afectados destacan Andalucía, Cataluña y Canarias. En el caso de las cuencas catalanas, tanto en la del Ebro como en la del Pirineo oriental, se calcula que estamos ante la sequía meteorológica más intensa desde que existen registros. Nunca se había observado un periodo con una bajada tan drástica de las precipitaciones en el noroeste peninsular. Mientras, en el suroeste, los registros indican que estamos ante la sequía más larga de la historia tanto en la cuenca del Guadiana como en la del Guadalquivir. 

La llegada de las primeras lluvias de otoño, que se estrena esta semana con el paso de al menos dos borrascas, da por inaugurada la temporada de lluvias de la estación. ¿Pero qué tanto debería llover en los próximos meses para aliviar la actual sequía y revertir la situación de escasez vivida hasta el momento? Sobre esta cuestión, del Campo se muestra cauto. "Es complicado", comenta. "Para paliar la situación de déficit de lluvias debería llover tanto como en 1965, el año más lluvioso desde que existen registros. Ahora mismo, con los datos que tenemos sobre la mesa, aunque tengamos una estación más lluviosa de lo normal no está para nada claro que podamos alcanzar esta meta", añade el meteorólogo durante una comparecencia celebrada este lunes.

Donde no muestran dudas los pronósticos es en cuanto a las temperaturas. "Nos adentramos en un otoño y un invierno donde tendremos temperaturas superiores a lo normal para la época del año", comenta el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología. Los modelos matemáticos apuntan a una probabilidad superior al 70% de que desde ahora hasta enero, los termómetros españoles marcarán cifras por encima de lo habitual tanto para el otoño como para el invierno. Y esto, sumado a la incertidumbre sobre las lluvias, podría traer unas estaciones marcadas un año más por la falta de nieve.