Entrevista

Sara Montoya, boxeadora retirada: "La comunidad gitana no es como sale en los programas basura de la televisión"

"A las mujeres deportistas les digo que no hagan caso a comentarios machistas, que luchen por sus sueños y lleguen hasta donde quieran", asegura la exdeportista

Sara Montoya.

Sara Montoya. / MARA VILLAMUZA

Irene Suárez López

Fue a los 22 años y siguiendo los pasos de su hermano pequeño cuando la avilesina Sara Montoya decidió subirse al ring para representar a la comunidad gitana de la que forma parte y golpear con fuerza el techo de cristal que aún sigue presente en el mundo del boxeo. Tras casi diez años con los guantes puestos y una lesión que le hizo dejar de competir, Montoya da un salto del ring para ponerse delante de las cámaras como protagonista de 'Golpe a golpe', una película autobiográfica en la que muestra con orgullo el ser mujer, gitana y boxeadora.

¿Cómo se inició en el mundo del boxeo?

Por mi hermano pequeño, Manu. Mi entrenador hizo una exhibición en el colegio donde estudiaba, le gustó y fue a probar. Al tiempo, yo también acudí a una exhibición e hice lo mismo. Somos cuatro hermanos y solo los dos pequeños nos dedicamos al boxeo. Además, nos hizo reforzar nuestra relación como hermanos.

¿Su familia lo recibió bien?

Al principio se quedaron un poco en shock porque normalmente es un mundo de hombres, pero luego vieron que era un deporte que no es solo darte golpes como la gente piensa y lo aceptaron.

Si no es solamente darse golpes, ¿qué más es boxear?

El boxeo te da mucha seguridad porque sabes defenderte y, además, aunque uno sube al ring solo, no es un deporte individual porque tienes a tu equipo detrás apoyándote. A nivel mental te ayuda muchísimo, las preocupaciones te salen de la mente y durante esa hora que estás entrenando no piensas en nada más.

¿Le costó entrar en un deporte en el que la gran mayoría son hombres?

Cuando llegué al gimnasio TOA, que es donde empecé y trabajo actualmente dando clases, la verdad que había bastantes mujeres. Tanto ellas, como los hombres me acogieron muy bien. No recibí ningún tipo de discriminación ni por ser gitana ni mujer.

¿Crece la participación femenina en su deporte?

Si, y yo pienso que es porque hay menos desinformación que antes y hay más visibilización de este deporte por redes sociales. También porque te hace sentir segura el saber defenderte si pasa algo volviendo sola a casa o estando en una fiesta.

¿Cuál fue le momento más duro de su carrera?

Aparte de las lesiones, algunos comentarios que tengo que escuchar por ser mujer. En esos casos contesto con respeto y les cierro la boca. Al ponerse unos guantes da igual ser hombre o mujer, todos tenemos dos brazos y podemos hacer lo mismo. El deporte no entiende de género.

¿Lo mejor?

Entrar a entrenar y ser como una familia. Hay muy buen rollo y todos nos ayudamos a mejorar.

¿Compite?

Antes de lesionarme, sí. En 2019 me hice daño en el codo y tuve que parar. Ahí fue cuando decidí ser monitora.

¿Alguna victoria que le gustaría destacar?

En el campeonato de clubes de 2019 quedé medalla de bronce peleando contra la gijonesa Laura Fuertes, que es todo un referente como boxeadora para mí, pues nos va a representar en los Juegos Olímpicos de 2024.

¿Qué siente cuando sube al ring?

Una mezcla de sensaciones. Tienes miedo, nervios, pero también muchas ganas de empezar. No sabes por donde va a salir tu mente y el control es fundamental.

¿Cuándo entrena físicamente, también se prepara a nivel mental?

Claro. Mi entrenador me prepara para todas las situaciones que se pueden vivir dentro del ring, como cuando te acorralan o te meten en la esquina.

¿Qué mensaje lanza a todas aquellas mujeres apasionadas del boxeo?

Que se dejen la piel entrenando y que disfruten muchísimo del boxeo. Cero caso a los comentarios machistas y a demostrar que valen para ello. A las deportistas en general les digo que luchen por sus sueños y que lleguen hasta donde ellas quieran llegar sin hacer caso a las críticas.

¿De dónde salió la idea de esta película?

El director, Emilio Ruiz Barrachina, contactó conmigo y la verdad que me gustó mucho la idea porque es una manera de enseñarle al mundo tanto las mujeres en el deporte como la comunidad gitana, dos cosas que quiero visibilizar para acabar con estereotipos.

¿Ha sufrido críticas por ser gitana?

En mi gimnasio no, pero sí que he escuchado comentarios fuera y digo, "soy igual que cualquier otra mujer".

¿Dónde hay más nervios, en el ring o frente a las cámaras?

Para mí frente a las cámaras porque en el ring estoy acostumbrada (se ríe).

¿Cuál es el mensaje que se quiere lanzar con "Golpe a golpe"?

Me gustaría visibilizar a la mujer en el boxeo, que es un deporte más, y también a la comunidad gitana, que no es como se muestra en los programas basura de la televisión y quitar todos los estereotipos que se tiene hacia nosotros.

¿Qué tiene que tener, según su opinión, una persona que quiera destacar en el mundo del boxeo?

Disciplina y fuerza de voluntad. Hay días que no te apetece ir a entrenar y es cuando más tienes que echarle ganas y decirte a ti mismo, "esto es por lo que quiero luchar y tengo que trabajar por ello".