VELEROS CLÁSICOS | QUE HAN VISITADO MALLORCA

‘Picton Castle’, el velero que antes fue pesquero

El ‘Picton Castle’ en la bahía de Palma en noviembre del año 2008.

El ‘Picton Castle’ en la bahía de Palma en noviembre del año 2008. / por Manuel R. Aguilera

Por Manuel R. Aguilera

El Picton Castle es un precioso velero de tres palos, dedicado a navegaciones por todos los mares del mundo, que visitó la bahía de Palma hace unos años.

Este buque inicialmente fue un pesquero de arrastre perteneciente a una serie de cinco barcos gemelos y fue construido en 1928 en los astilleros Cochrane en la localidad británica de Solby, en la costa este de Inglaterra, para una empresa del País de Gales. Los cinco barcos tenían nombres de castillos y concretamente el del barco de que hablamos, el castillo de Picton, situado en Pembrokeshire en Gales, todavía está en pie y puede ser visitado. Para su época se trataba de un barco muy moderno, pasando los primeros años de su vida pescando por aguas británicas.

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, fue requisado por la Royal Navy y convertido en dragaminas, se cuenta que en una ocasión explotó una mina cerca del buque que sacó la nave literalmente del agua, pero que no le produjo daños. También se hizo famoso por ser el primer buque británico en entrar en el puerto noruego de Bergen al retirarse los alemanes.

En 1955 fue vendido a armadores noruegos y transformado en un pequeño barco de carga, realizando estas funciones por el Mar del Norte y las costas noruegas y Bálticas con el nombre de Dolmar. En estos menesteres se pasó muchos años, hasta que quedó amarrado y arrumbado en un fiordo noruego a mediados de los años 80.

El ‘Picton Castle’ en la bahía de Palma en noviembre del año 2008.

El ‘Picton Castle’ entrando en el puerto de Palma en el 2008. / por Manuel R. Aguilera

En 1993 fue encontrado por el capitán Daniel Moreland, que estaba buscando una embarcación para convertirla en velero. Una vez decidido que este era su barco, fue reactivado navegando posteriormente, primero a Nueva York, donde permaneció dos años y más tarde, en 1996, a Lunenburg en Nueva Escocia, donde se le hizo una reforma de 2 millones de dólares que duró otros dos años y fue convertido en lo que es hoy, un maravilloso velero de tres palos, recuperando además su nombre original. Desde entonces pertenece a una empresa que se llama Windward isles Sailing Ship. Iniciando en 1997 su primera vuelta al mundo que finalizó en 1999.

Sus características son eslora 42,96 metros (55 con el bauprés), manga 7,24, 299 toneladas de registro, la superficie velica es de casi 1.200 metros cuadrados, contando con un motor Diesel auxiliar de 508 KW que le pueden dar una velocidad de 10,5 nudos, aunque lo normal es que naveguen a vela; su bandera es de las islas Cook.

La tripulación fija del barco está compuesta por 12 miembros y además puede acoger a cuarenta pasajeros que han elegido esta nave como una forma muy diferente de viajar, puesto que deben ayudar en todas las faenas de a bordo y que a cambio reciben aparte de las experiencias propias de un viaje de este tipo, clases de navegación y otras artes náuticas, es decir es un auténtico buque escuela; un contrapunto a los cómodos viajes en los grandes cruceros. Además, en ocasiones, lleva suministros y materiales educativos a islas remotas en el Pacífico Sur.

Visitó Palma en noviembre del año 2008 dentro de un viaje que se había iniciado en Lunenburg en Nueva Escocia en donde tiene su base, desde allí estuvo en diversos puertos de Irlanda, Dinamarca, Suecia y Noruega, y después de algunas paradas intermedias, incluido Coruña, llegó a Palma, de donde partió rumbo a la isla de Granada en el Caribe donde finalizó este gran viaje.