Salud

Dermatólogos y oncólogos reclaman dispensadores de cremas solar gratis ante el repunte del cáncer de piel

La incidencia del melanoma en España ha aumentado un 55% en mujeres y un 35% en hombres en los últimos 20 años

Los sanitarios critican que estos productos sean caros y considerados cosméticos

La playa de la Barceloneta ayer.

La playa de la Barceloneta ayer. / ALEJANDRO GARCÍA/EFE

Beatriz Pérez

Los dermatólogos y oncólogos españoles reclaman que haya dispensadores gratuitos de crema solar sobre todo en espacios con niños (como patios de escuela, 'casals d'estiu', parques...) ante el preocupante aumento, en los últimos años, del cáncer de piel. En concreto, del melanomaun tipo de neoplasia muy asociada a la exposición aguda al sol que tiene mayor prevalencia en gente joven. Los otros dos tipos de cáncer de piel (el carcinoma basocelular y el carcinoma escamoso), aunque también guardan relación con la radiación ultravioleta, son más frecuentes en personas mayores, ya que están relacionados con la edad junto a otros factores de riesgo. Hasta los 18 años es cuando más horas solares se acumulan en el organismo.

Holanda anunció días atrás que este verano ofrecerá protección solar gratuita a los ciudadanos poniendo dispensadores de crema en colegios y universidades, festivales, parques, instalaciones deportivas y espacios públicos abiertos de todo el país. Los médicos avisan de que el sol del verano en España, un país muy dedicado a esta industria, es ahora mucho más peligroso que antes y aconsejan, en las épocas de más calor, evitar la playa en las horas más fuerte del sol. De hecho, algunos oncólogos como Josep Maria Piulats, experto en melanoma en el Institut Català d'Oncologia (ICO), piden no ir entre las 10 y las 17 horas. Los veranos ya no son los de antes, advierten.

En países como Australia ya existen, desde hace años, dispensadores de cremas solares gratis en espacios públicos como marquesinas de autobús, ya que su población, mucha de ella con la tez muy blanca (como la del norte de Europa), es más propensa a sufrir esta enfermedad.

Dispensadores públicos

En los últimos 20 años, la incidencia del melanoma ha aumentado en España un 55% entre las mujeres y un 35% entre los hombres. En Catalunya, la Conselleria de Salut hace recomendaciones periódicas sobre el riesgo derivado de la exposición solar intensa y cómo protegerse. "Sabemos que los holandeses dan crema solar y una camiseta, pero nosotros no nos lo hemos planteado", señalan a EL PERIÓDICO, del Grupo Prensa Ibérica, fuentes de Salut.

La crema solar no es la única medida que protege del cáncer de piel, pero sí es indispensable. "En países del sur de Europa, con tanto sol, regalar cremas solares sería una medida muy positiva, simple y proactiva que ayudaría a garantizar que la población general esté protegida y fomentaría la prevención del cáncer de piel. Podrían ponerse dispensadores públicos (como los geles durante la pandemia) en escuelas, hospitales, centros cívicos... Sobre todo hay que proteger a la infancia", defiende Verónica Ruiz, médica adjunta del Servicio de Dermatología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona).

Correcta aplicación

Aun así, Ruiz advierte de que hay "poca información" sobre el buen empleo aplicación de la crema. "La crema solar, que como mínimo debe ser de factor protector 30, debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición solar y hay que ponerse lo equivalente a dos cucharadas de café para cada pierna, una cucharada para cada brazo, otra para la cabeza, dos más para la parte delantera del tronco y otras dos para la espalda". Además, precisa que la crema solar es un "protector de segunda línea". Los de primera son, según ella, evitar la exposición solar, como mínimo, entre las 11 y las 16 horas, evitar también la ropa ajustada y de colores oscuros y usar gafas de sol y sombreros de ala ancha.

Productos caros (y cosméticos)

Esta dermatóloga reconoce que las cremas solares son caras y destaca que, en algunos países como Estados Unidos, están financiadas por el sistema de salud y consideradas un "medicamento más" debido a su eficacia comprobada en la prevención del cáncer de piel y el fotoenvejecimiento. En España son considerados productos cosméticos.

Carla Ferrandiz, vicepresidenta de la Societat Catalana de Dermatologia, que pertenece a la Acadèmia de les Ciències Mèdiques de Catalunya, defiende que la Administración debería financiar los fotoprotectores en poblaciones de mayor riesgo, como los pacientes inmunodeprimidos, los trasplantados o quienes ya han tenido cáncer de piel.

Aumento de la incidencia

España presenta una de las tasas más bajas de incidencia y mortalidad en melanoma de Europa, pero este tipo de cáncer de piel es una de las enfermedades de mayor auge en el país. En solo 20 años, los comprendidos entre 2002 y 2022, la prevalencia del melanoma ha pasado en mujeres de 10,5 a 16,3 casos por cada 100.000 personas (un 55% más) y de 10,8 a 14,6 en los hombres (un 35%), lo que supone un incremento anual del 2,5% y del 1,6% respectivamente, según el informe 'Melanoma cutáneo en España', de la Red Española de Registros de Cáncer (Redecan) y la Sociedad Española de Oncología Médica (Seom).

Esta realidad, como advierte el director de la Unidad de Cáncer de Piel del Hospital Clínic (Barcelona), Josep Malvehy, choca con la falta de dermatólogos. En España existen unos 3,4 por cada 100.000 habitantes. "Tenemos la mitad de los que necesitamos", apunta Malvehy, quien, aunque ve con buenos ojos la protección solar gratuita por parte de las administraciones públicas, insiste, como sus colegas, en que se trata de una medida más. "La protección del cáncer de piel pasa por evitar las exposiciones excesivas. En el Mediterráneo se está muchas horas al día bajo radiación ultravioleta con dosis muy altas. Los hábitos de exposición al sol no han cambiado", dice este dermatólogo, que además llama a protegerse del sol con ropa y gafas.

Más medidas protectoras

Según Malvehy, hace años que los dermatólogos reclaman un refuerzo de todas estas medidas protectoras (no solo de la crema solar) en las guarderías, ya que de los 0 a los 18 años es cuando más horas solares se acumulan en el organismo. "Hay que favorecer más los espacios de sombra. Hemos detectado que la mayoría de actividades deportivas de los niños se hacen en las horas más violentas de radiación ultravioleta. Hay que favorecer el acceso a todas las medidas, no solo las cremas", reclama este dermatólogo. Es una opinión compartida por sus colegas.

En países como Australia, explica el doctor Josep Malvehy, se considera maltrato infantil llevar al niño a la playa a las 14 horas. En España es "más complicado" porque es el país de la "industria del sol". El cáncer de piel es "más frecuente" que el resto de cánceres juntos pero, como muchas veces se puede extirpar y muchas veces no es mortal, hay pocos registros. "Todas las estimaciones apuntan a que en Europa tendremos curvas ascendentes mantenidas durante los próximos 30 años".