Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación antirracista

¿Por qué no debes decir a tus hijos vamos "al paqui" o vamos "al chino"?

En la educación, y no solo, el lenguaje importa: la manera como denominamos las cosas modela la sociedad

Aspecto exterior de un bazar en Barcelona, este mes de septiembre. Joan Cortadellas

Igual que el iceberg de las violencias machistas está estudiadísimo y afortunadamente cada vez más jóvenes lo conocen para saber identificar esas violencias, no hace falta esperar a que se produzcan situaciones como la vivida el fin de semana pasado en el campo de fútbol de Sant Vicenç de Castellet, cuando un grupo de chavales de entre 11 y 14 años se puso a imitar a un mono en la grada para insultar a un jugador del equipo rival. El iceberg del racismo empieza también en expresiones que pueden parecer inocentes, pero que van calando en los críos; en los que las escuchan y reproducen en sus casas y en los que sufren los comentarios. ¿Es racista decir ir a comprar "al chino" o "al paqui"?

Responde una profesora de lengua en un instituto con una gran diversidad de orígenes y madre de dos criaturas, detalle que no es baladí, ya que ha pasado mucho tiempo dándole vueltas a cómo educar a sus propios hijos: "Yo misma me he hecho esta pregunta muchas veces, porque en un primer momento, puedes pensar: yo no le estoy poniendo ninguna carga peyorativa a esta palabra, es una realidad que este negocio lo regenta una familia china y que la gran mayoría de negocios de este tipo en Barcelona están regentados por familias chinas; pero llamarlos de esta manera sigue poniendo el foque en el origen, la nacionalidad, de estas personas, cuando realmente el foco no tiene que estar en el origen ni la nacionalidad de una familia, sino en el tipo de negocio que es".

Además, existe una palabra mucho más precisa: a ese tipo de comercio lo podemos llamar bazar, porque es un tipo de tienda en el que hay un poco de todo, a un precio moderado... "Es más, si estas tiendas las regentan familias de origen chino es porque, a lo mejor, las personas de origen chino aún no han podido tener recorrido suficiente en Barcelona como para ejercer otras profesiones como una persona de origen español; pero lo deseable es que algún día eso ocurra, y que el chaval chino sea abogado o sea el médico que te atienda en el CAP", explica. Y con el súper de conveniencia, lo mismo. "Lo que caracteriza el local es que está abierto muchas horas, etcétera, no el origen de la inmensa mayoría de personas que lo gestionan, porque probablemente esas personas querrían tener la oportunidad de dedicarse a otras cosas. Vamos a fijarnos en ese futuro", añade la profesora, convencida de que el lenguaje importa.

El lenguaje modela la sociedad

"La manera como denominamos las cosas es importante. El lenguaje modela la sociedad, pese a que ya sé que el lenguaje cambia a medida que la sociedad cambia. La manera cómo nos expresamos indica muchas cosas y va calando", concluye convencida.

"Obviamente, ser chino o ser paquistaní no es nada malo, y tampoco es malo designar a una persona por ser chino o ser paquistaní, porque en muchos casos bien orgullosos están de serlo, el problema está cuando se utiliza la palabra para deshumanizar", agrega Lola Lópezantropóloga con una larga carrera en trabajar la interculturalidad. Es decir, el problema es que designemos el comercio como 'el chino' en lugar de hablar de un comercio regentado por una persona china, "llamar al comercio y a la persona con una sola palabra simplificadora y deshumanizadora"reflexiona.

La experimentada antropóloga insiste en que el problema no está en la palabra, sino que, utilizándola de ese modo, lo que estamos haciendo es deshumanizar a esa persona y a su proyecto de vida, que muchas veces es ese negocio, utilizando una palabra, además, de una manera un tanto despectiva". Lo malo -subraya- es identificar "chino" con un tipo de negocio específico. "Pese a que muchas veces no se diga con mala intención, hay que ser cuidadoso con el lenguaje si este puede ofender a un colectivo, sobre todo si es un colectivo precarizado", zanja.

Compartir el artículo

stats