PODOLOGÍA

Uñas encarnadas. ¿Qué son, cómo se tratan y cómo podemos evitar que se produzcan?

Es una de las patologías que con mayor frecuencia afectan a nuestros pies: alrededor del 20% de personas que acuden a la consulta de un podólogo lo hacen porque tienen uñas encarnadas

Alrededor del 20% de personas que acuden a la consulta de un podólogo lo hacen porque tienen uñas encarnadas, según explica el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos (ICOPCV).

Se convierte así, esta dolencia, en una de las patologías más frecuentes que afectan a nuestros pies.

Su nombre científico es onicocriptosis, y se produce cuando el borde de la uña se introduce en los tejidos blandos que la rodean.

Como consecuencia de ello se produce dolor e inflamación en el dedo afectado, que en la mayor parte de las ocasiones es el dedo gordo.

Y si no se trata a tiempo, o se trata mal, se puede generar una infección en la zona que nos impida caminar o calzarnos con normalidad.

La uña del dedo gordo del pie es habitualmente la más afectada por esta patología. Y la evidencia científica nos dice que en sus causas y desarrollo confluyen tanto factores externos como internos.

Además, como explica la presidenta del ICOPCV, Pilar Nieto:

  • "La intervención de un tratamiento específico por parte del podólogo es esencial para la recuperación de una uña encarnada, y en ningún caso se recomienda al paciente que intente por sí mismo "liberar" la parte de uña atrapada, puesto que podría acarrear mayores complicaciones".

¿Por qué se encarnan las uñas?

Entre las causas más comunes de las uñas encarnadas destacan:

  • El corte incorrecto de las uñas.
  • El uso de un calzado inadecuado que comprime los dedos.
  • Deformaciones ungueales (la piel situada debajo de la uña).
  • Patologías óseas o alteraciones biomecánicas que modifican nuestra manera de andar de forma incorrecta.

¿Cómo se tratan?

Lo mejor es que si nos duele algún dedo, vemos que está rojo e inflamado y sospechamos que podemos tener una uña encarnada, no hagamos nada en casa y pidamos cita con un especialista en podología.

Ellos determinarán el tipo de tratamiento neceario, que puede variar en función de si el proceso se encuentra en una fase inicial o avanzada.

En los casos más incipientes, el podólogo retirará una porción de la uña que se clava y limpiará el canal ungueal para evitar el dolor.

Y para otros casos, según explica Pilar Nieto:

  • "Si hay infección, el profesional recetará antibiótico para combatirla".
  • "Si continúa produciéndose el problema se pueden instalar ortinixias, que son tratamientos correctores en la lámina ungueal para evitar que se clave al crecer".
  • "Y si nos encontramos en una fase más agravada, la alternativa es la cirugía".

Pero tranquilidad. Los podólogos realizan este tipo de cirugía ambulatoria en la propia clínica y con anestesia local.

Cómo prevenir y evitar que se encarne una una

Aunque se trata de una patología leve, siempre es mejor no tener que sufrir las molestias que causa una uña encarnada.

Por eso, desde el ICOPCV detallan algunas recomendaciones para evitar que se encarnen las uñas:

  • Es muy importante cortar adecuadamente las uñas, siempre en línea recta, y no arrancarlas.
  • También es aconsejable evitar el uso de cortaúñas o tijeras si ya hemos sufrido esta patología. El podólogo es el que mejor las cortará para que no se repita.
  • Optar siempre por un calzado que respete el ancho natural del pie y no lo comprima.

Junto a esto, los podólogos valencianos destacan que si se detecta la aparición de molestias, dolor, inflamación o enrojecimiento en los dedos, es fundamental acudir lo antes posible a un podólogo.

Porque analizar y aplicar lo antes posible el tratamiento específico en cada caso, evitará que pueda agravarse por el paso del tiempo.