Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hora de Pablo Ortells

La dirección deportiva del Mallorca se centra en la búsqueda de un delantero, un extremo, un centrocampista y un central - La marcha inesperada de Sastre al fútbol griego obliga a contratar a un lateral derecho para competir con Maffeo

Pablo Ortells y Luis García Plaza.

En poco menos de tres semanas el mercado de invierno se cerrará y con él la posibilidad de reforzar al Real Mallorca. Queda tiempo de sobra para fortalecer una plantilla que reclama a gritos sangre nueva que eleve el nivel en posiciones determinadas y que sirva para paliar el tsunami de bajas en el que vive inmerso el conjunto que dirige Luis García Plaza desde el inicio de la temporada. Es el momento de actuar para el director de Fútbol Pablo Ortells y su segundo de a bordo, el director de Gestión Deportiva Sergio Marty. 

Al apartar los ojos del verde todas las miradas se centran en la actividad que se está realizando en el despacho del directivo castellonense. La lista de tareas pendientes es clara: traer un delantero, un centrocampista, un extremo, un central y un lateral. Eso como poco. Y si se puede conseguir alguna pieza inesperada que refuerce otro puesto y entre dentro del presupuesto, pues bienvenido sea. 

Las cosas de palacio van despacio, dicho que se puede aplicar al Mallorca. Las salidas de Lago al Huesca, Febas al Málaga y Sastre al PAOK liberan tres fichas. Tan solo tres jugadores podrían llegar por ahora, aunque el club trabaja para seguir liberando más espacio y poder complacer los deseos de Luis García.

La demarcación a la que se irá la mayoría del presupuesto será la de delantero centro. Ángel, Abdón, Fer Niño y Hoppe, lesionado casi toda la primera vuelta, no han ofrecido el rendimiento esperado y el club sondea un mercado con pocas opciones buscando un ariete que marque goles, que sepa adaptarse al sistema de un solo punta y que tenga rendimiento inmediato. Sobre el papel suena bien, pero es una tarea harto complicada y que conlleva no arriesgar con ello para no equivocarse en una demarcación clave en las aspiraciones de salvación. 

Su llegada provocará de manera irrevocable la salida de Abdón o Hoppe, los dos atacantes que han dispuesto de menos minutos.

Un centrocampista que pueda sustituir a Galarreta y un extremo que aporte algo distinto a las bandas son otros de los objetivos, al igual que un central, la demarcación más castigada por las lesiones. La eterna baja de Raíllo y el bajón de Valjent provocan que el club busque un futbolista capaz de minimizar la figura del cordobés. La marcha de Sastre, una de las bajas inesperadas en este mercado, obliga también a encontrar un lateral de garantías que acepte un rol suplente a la sombra de Maffeo, titular indiscutible. 

Ortells, que naufragó en el último mercado de invierno con fichajes como Álvaro o Mollejo, se enfrenta a su mayor reto en el club hasta la fecha: dotar al equipo de armas suficientes para lograr la permanencia. Adelantarse antes de hora para fichar de urgencia puede servir como parche, pero no como solución definitiva. La Primera está en juego.

Compartir el artículo

stats