Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Otra nueva decepción del Mallorca

El conjunto bermellón no pasa del empate ante el Getafe (0-0) en un nuevo partido frío y falto de ideas cuyo único aspecto positivo fue el regreso de Kubo

27

Mallorca-Getafe: Otra nueva decepción

 Hay un problema de fondo en este Mallorca y, se mire por dónde se mire, empieza a ser preocupante. Porque este equipo es incapaz de ganar y en el fútbol es lo único importante. Ayer volvió a firmar un triste e insulso empate ante un Getafe inoperante, soso y conservador (0-0)

La necesidad llamaba a la puerta del equipo de Luis García, pero sus jugadores, una vez más, ignoraron el toque de atención y es evidente que de solo empates y alguna que otra derrota, ningún equipo salva la categoría.

En los doce últimos partidos el Real Mallorca tan solo ha sido capaz de sumar un único triunfo y acumula ya siete encuentros consecutivos sin conocer la victoria. Los números no engañan en la tabla, algo que sí habían hecho las sensaciones hasta el partido en Vallecas. Ante el Getafe, ayer, no se vivió el desastre del Rayo, pero la realidad es que a poco estuvo. El equipo aburre al más forofo, preocupa al más optimista y, lo que es peor, ya no convence. Los cortocircuitos en la zona ofensiva, un problema del que Luis García se queja hace tiempo, están haciendo mella. Porque no todo es tocarla. Al Mallorca le falta profundidad, algún monólogo que alegre su triste cara y algo de sal para dar sabor a su insípida imagen. No es el fin del mundo, todavía, pero tiempo al tiempo. 

El preparador madrileño, que regresaba a los banquillos tras dos partidos de sanción, apostó por introducir cuatro cambios respecto al encuentro frente al Rayo, el más llamativo, sin duda, el regreso de Jordi Mboula a la titularidad. En la convocatoria todas las miradas estaban además puestas en la vuelta del japonés Take Kubo, recuperado ya de la lesión que le ha mantenido fuera de los terrenos de juego durante dos largos meses.

El conjunto rojillo se topaba de frente con un Getafe que ha ido a más y marcado por la imperiosa necesidad de puntuar para abandonar los puestos de descenso. Al verde saltó un Mallorca eléctrico, pero solo fue un espejismo. En el primer minuto avisó con un tiro de Dani Rodríguez en la que sería la primera y única oportunidad de los bermellones en toda la primera parte. El Getafe aguantó el arreón de manera digna, juntando líneas y apostando por las rácana fórmula de ir a la contra.

Durante la primera media hora la presencia la puso el Mallorca, pero el peligro brilló por su ausencia. El Getafe fue creciendo en la medular, creyéndoselo, envalentonado por el conformismo rojillo, que otra vez encontró en los chispazos de Kang In Lee su única vía de escape. 

Los de Luis García lo intentaban, pero de la línea de tres cuartos para arriba se enredaban solos, sin ideas, descaro, ni arrojo, para desesperación de la grada y de su entrenador. Como en un déjà vu, volvió a imperar la táctica sobre el desborde y la definición.

Fruto de ese adormecimiento, el Getafe la tuvo al filo del descanso y apunto estuvo de aprovecharla. Olivera remató solo en el segundo palo. El futbolista del conjunto azulón voleó de primeras un centro de Damián, pero no pudo controlar la dirección del balón, que se marchó fuera por poco. De todas formas la jugada habría sido invalidada por fuera de juego del uruguayo. Este desazón provocó los primeros pitidos de la grada a su equipo durante la temporada. Los 8.635 valientes que ayer acudieron al estadio le vieron las orejas al lobo.  

La falta de agresividad y oportunidades, sumada a las bajas temperaturas que se vivieron ayer en Son Moix, encapotaron si cabe más el partido en el inicio de la segunda parte y solo la entrada de Take Kubo, en el minuto 67 por un aletargado Mboula, y la de Abdón Prats, por un fugaz Ángel, lograron templar algo el ambiente. Porque el partido aburría, vaya si lo hacía. Más de un mallorquinista a buen seguro se preguntaba desde su asiento qué motivo le había llevado a perder la tarde de una manera tan absurda. A los de Sánchez Flores les convencía el empate, no así a los de Luis García, que pese a ello hicieron poco para arreglar el entuerto. 

La única ocasión digna de mención en todo el segundo periodo la tuvo el delantero de Artà en el minuto 87, pero su cabezazo se marchó fuera por poco. Y ahí acabó todo, en un poder, pero no querer, en un nuevo empate que deja sensaciones preocupantes y que pide a gritos un cambio en el equipo. Es tarea de Luis García encontrar dónde.

El Mallorca duerme en la décimo cuarta posición de la tabla, a cinco puntos del descenso que marca a día de hoy el Elche, con un partido menos. La situación actual no preocupa, lo desesperante a día de hoy son las sensaciones.

Ficha técnica:

Real Mallorca: Reina; Maffeo, Valjent, Russo, Jaume Costa; Baba, Galarreta, Kang In Lee, Mboula (Take, min. 67); Dani Rodríguez y Ángel (Abdón, min. 74).

Getafe: David Soria; Damián, Djene, Mitrovic, Cuenca; Arambarri (Florentino, min. 69), Maksimovic, Aleñá (Poveda, min. 87), Olivera; Enes Ünal y Sandro (Jaime, min. 67).

Goles: No hubo.

Árbitro: Jaime Latre (Comité aragonés).

Tarjetas amarillas: Mboula (min. 59), Russo (min. 66) y Abdón (min. 92).

Tarjetas rojas: No hubo.  

Compartir el artículo

stats