Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Real Mallorca, del bajón al subidón

El Mallorca evita la derrota en el minuto 95 ante el Elche gracias a un testarazo de Maffeo en uno de sus peores partidos del curso - Los ilicitanos se adelantaron en dos ocasiones, con un doblete de Lucas Boyé, por culpa de los errores defensivos de los bermellones que dejaban sin valor el tanto de Salva Sevilla de penalti - El descenso está ahora a cuatro puntos

53

Mallorca-Elche | Del bajón al subidón Guillem Bosch

El fútbol ya no es aquel deporte en el que juegan once contra once y el Mallorca siempre encaja en el descuento. Ahora por fin se le podrá añadir que también marca. Porque en el minuto 95, cuando reinaba un bajonazo importante porque el Elche vencía por 1-2 en Son Moix, Maffeo desató la locura con un testarazo que evitó la derrota (2-2). (Vea aquí la galería).

Los de Luis García Plaza se quedan ahora cuatro puntos por encima del descenso que fija precisamente el Elche. Para un recién ascendido es un buen balance, pero se antoja escaso por los méritos que ha hecho en este inicio de Liga. Eso sí, ayer no estuvo nada fino, cuajó uno de los peores partidos de este curso y debe felicitarse por no haber perdido. A un rival directo hay que ganarle siempre, sobre todo cuando llega con las dudas que despiertan los de Escribá por lo que, con el paso de las horas, este empate no tendrá tantos rasgos positivos. Estuvo lejos del nivel mostrado en las últimas semanas, aunque entonces no se tradujera en victorias, en un duelo en el que acusó su falta de puntería y que pagó los errores defensivos, sobre todo de un Russo desafortunado.

La primera parte podría haber tenido otro desarrollo si en el minuto cinco Ángel hubiera marcado. Después de un sensacional pase con la espuela de Jaume Costa, como si fuera un mediapunta, el delantero canario se plantó ante Edgar Badia, que supo repeler el tiro en una soberbia intervención. Es difícil de entender cómo no acabó esa acción en gol, pero los porteros también juegan. Parecía que eso activaría el encuentro, pero nada más lejos de la realidad. Faltó chispa y velocidad, una marcha más, en el lado de los bermellones, que no supieron aprovecharse del enorme número de balones perdidos del rival. Los visitantes estaban cómodos en su papel, eso sí, buscando descaradamente la contra con el veneno que tiene arriba con los dos Lucas. Primero Boyé, y luego Pérez, dispusieron de buenas llegadas, pero les faltó apuntar mejor. 

El Mallorca tenía el balón, pero estaba espeso y no tenía profundidad, algo hasta normal porque ni Dani Rodríguez ni Antonio Sánchez la ofrecen en los flancos. Un error de Baba, más torpe de lo habitual, asustó a Son Moix porque Lucas Pérez se plantó ante Reina, aunque Valjent se cruzó de forma milagrosa en el último momento para evitar que el tiro fuera hacia la portería. Los baleares no estaban horrorosos, las cosas como son, pero tampoco estaban bien. Kang In Lee, que probó fortuna con un chut alto, debía entrar más en juego porque, cuando lo hace, se nota. 

En la reanudación el panorama cambió ligeramente, con los locales con sus líneas más adelantadas, pero les seguía costando un mundo hacer daño de verdad. Baba despertó a la grada con un obús que despejó como pudo Edgar Badia, el rechace lo recogió Dani Rodríguez, que se la pasó con la cabeza a Ángel, que remató fuera por muy poco. Esta sí fue clara. 

Luis García, desde su palco privado por la expulsión en Cádiz, movió ficha con la entrada de Fer Niño y Amath. El duelo necesitaba otro aire, sobre todo porque los ilicitanos apenas inquietaban. Hasta que Russo, en un fallo nada habitual en él, perdió la pelota ante un Lucas Boyé que se plantó ante Reina y le fusiló. El Elche solo se podía poner por delante de esta manera. Lo bueno para el Mallorca es que el disgusto le duró muy poco. El colegiado señaló penalti de Josema, que acababa de entrar, por derribar a Maffeo. Salva Sevilla no perdonó y devolvió la igualada en el marcador. 

Sobre el papel debía ser una advertencia de que no había que dormirse. Pero este deporte, tan imprevisible como siempre, tenía reservada una sorpresa. Una contra del Elche defendida muy mal por los bermellones posibilitó que Mójica centrara sin oposición y que Lucas Boyé, otra vez, rematara solo ante la desesperación de Reina. Era el minuto setenta y cuatro y había pasado más en los últimos siete que en el resto del choque. El Mallorca empezó a atacar más con el corazón que con la cabeza, con Galarreta, Abdón y Mboula, ya sobre el césped, pero la dinámica seguía siendo similar. Un tiro de Amath que se fue a córner y poco más. 

Por primera vez en mucho tiempo, el Mallorca llegaba al tramo final del partido por debajo en el electrónico y buscaba arrebatarle en el descuento a los franjiverdes el premio que ha dejado escapar en los anteriores encuentros. Era más una cuestión de fe que otra cosa. Abdón probó suerte con un tiro raso que blocó Edgar Badia. Y, así es el fútbol, el Mallorca evitó la derrota en el último suspiro. Ya le tocaba una alegría. En el minuto 95, en un saque de esquina lanzado por Dani Rodríguez, Maffeo se elevó como un gigante para volar por encima de todos y cabecear para salvar un punto que ahora sabe a gloria. Podría haber sido peor.

El dato | Es el primer penalti a favor en toda la temporada

Melero López señaló ayer el primer penalti a favor del Mallorca en las trece jornadas que se llevan de competición. El colegiado andaluz apreció que Josema, que acababa de entrar, llegaba tarde y derribaba a Maffeo dentro del área. Salva Sevilla, después de hablar con Kang In Lee, fue el encargado de lanzarlo con acierto. A los bermellones le han pitado dos en contra, ante el Levante y Cádiz.

Compartir el artículo

stats