Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vértigo a ganar de los equipos de arriba de Segunda División

En la última jornada de Liga ninguno de los seis primeros ha conseguido ganar

Amath intenta interceptar un pase de un futbolista del Lugo.

Amath intenta interceptar un pase de un futbolista del Lugo. Guillem Bosch

Primero eran 84 puntos. Ahora, 82. Muchas son las cuentas que se estudian para calcular en qué momento certificará el ascenso directo a Primera el Mallorca. Pero vista la racha que atraviesan todos los equipos de la parte alta, posiblemente hará falta menos. La exigencia es cada vez mayor y como ejemplo de ello sirven los resultados de los seis primeros clasificados este fin de semana, en el que ninguno ha sumado de tres. Los bermellones tan solo han conseguido dos victorias en los últimos siete partidos. Y aun así, mantienen una ventaja de siete puntos más golaverage respecto al Almería, tercer clasificado.

Exceptuando al Espanyol, que metió la directa tras su momento más bajo del curso y acumula cinco victorias y dos empates, el resto de equipos que rivalizan por ocupar el puesto del Mallorca atraviesan su misma suerte. Los de José Gomes han sumado una victoria en siete jornadas; el Leganés y Sporting, dos; y el Rayo Vallecano, que parecía que se había quedado muy descolgado y se ha convertido en un invitado de última hora, cuatro.

La racha que arrastran los de Luis García Plaza, si se hubiese vivido en otro momento de la temporada, les habría condenado con total seguridad a abandonar las posiciones de ascenso directo. Pero nada más lejos de la realidad. Por suerte para ellos, sus últimos tropiezos han venido acompañados de los de sus rivales.

Basta con retroceder a la jornada 29 para comprobar que los rojllos se han asentado todavía más en el tren que viaja directo a Primera. En ese momento, el Mallorca lideraba la tabla con 60 puntos, a cuatro del Almería, cinco del Espanyol, siete del Leganés y nueve del Sporting. Ahora, exceptuando su desventaja con los de Vicente Moreno (tres puntos menos), ha aumentado la distancia con todos ellos.

Insiste Luis García en cada rueda de prensa en lo complicado que es ganar. Y los números le avalan. La línea de meta se acerca cada vez más rápido, tanto para los equipos de arriba como los de abajo, y la presión por cumplir los objetivos está haciendo mella en equipos que se habían mostrado intratables, sufriendo vértigo a la hora de encarar los partidos con la misma fiabilidad.

En la mano del Mallorca

El Mallorca sabe que, tras el empate del Almería ante el Espanyol, se le ha aclarado mucho el panorama para lo que resta de Liga. Consciente de que podría incluso bastarle con vencer solo los partidos que le restan en casa –el conjunto indálico tendría que realizar un fin de temporada prácticamente perfecto para superarle–, tiene en su mano poder certificar el ascenso a Primera, aunque en el mejor de las carambolas no podría lograrlo hasta dentro de tres jornadas.

El calendario que le queda, junto al del Espanyol, es mucho más amable que el del Almería. A los bermellones le restan dos encuentros contra equipos que pelean por lograr la permanencia (Sabadell y Alcorcón), tres contra equipos que prácticamente están salvados y con pocas opciones de lograr algo más (Mirandés, Málaga y Ponferradina) y dos contra conjuntos que están cerca de lograr la permanencia (Tenerife y Zaragoza).

Puntos de los tres primeros equipos de Segunda.

Puntos de los tres primeros equipos de Segunda.

Compartir el artículo

stats