Religión en Mallorca: Las monjas de la Caridad se apropian y venden una casa parroquial en Llucmajor

Los hechos se produjeron hace unos meses y ya se han puesto en conocimiento del Obispado, que estudia qué acciones llevar a cabo

Fachada de ‘Ca ses beates’, que ha sido vendida por las monjas de la Caridad. |

Fachada de ‘Ca ses beates’, que ha sido vendida por las monjas de la Caridad. | / Pere Joan Oliver

Joan Mora

Polémica en círculos religiosos de Llucmajor. La comunidad católica ha expresado su malestar tras conocer que las hermanas de la Caridad han vendido un inmueble tras haberse hecho con su propiedad previamente. La casa, que se la conoce como Ca ses beates, está situada en la calle dels Àngels y, según han explicado diversas fuentes religiosas, se ha vendido por unos 140.000 euros.

Los hechos, que se han conocido ahora, se produjeron hace unos meses y ya se han puesto en conocimiento del Obispado de Mallorca, que estudia qué acciones se pueden llevar a cabo ante esta situación.

Fuentes eclesiásticas explican que el inmueble fue donado a la parroquia de Llucmajor décadas atrás a través de un acuerdo entre sus antiguos dueños y el párroco de aquel entonces. El inmueble no tenía escrituras de propiedad, una situación alegal que se prolongó hasta hace poco. De acuerdo con las voluntades de sus antiguos dueños, la casa fue dedicada a labores sociales y docentes. Desde que pasó a manos de la parroquia acogió servicios que promovieron diversas congregaciones religiosas, como la de los franciscanos y las hermanas de la Caridad. Fue sede de una guardería y, más recientemente, de Cáritas Diocesana, entre otros usos. Desde hacía algunos años estaba cerrado y con perspectivas de ser rehabilitado para convertirse en una vivienda de alquiler social, según proyectó la parroquia llucmajorera. Incluso fue okupada en varias ocasiones.

El mal estado de conservación hizo que el consejo parroquial de Llucmajor tomara cartas en el asunto. Uno de los primeros pasos que hizo fue intentar regular su situación e intentó dotarla de escrituras públicas. Entonces se produjeron contactos entre la parroquia y los responsables de los frailes Franciscanos y de las monjas de la Caridad para llegar a un acuerdo sobre la propiedad, aunque estos intentos de subsanar esta anomalía no llegaron a buen puerto.

Según explicaron fuentes parroquiales, durante unos años el tema permaneció «aparcado» hasta que hace poco se destapó que la casa había sido vendida. Estas fuentes denuncian que durante este tiempo, la congregación de monjas de la Caridad se ha hecho con la propiedad de la casa y, tras disponer de ella plenamente, la puso a la venta en una operación que se cerró el pasado mes de marzo. Las fuentes apuntan que el inmueble, que dispone de planta baja, primer piso y ‘corral’ posterior, se ha vendido por una cifra que ronda los 140.000 euros. El malestar ha sido mayúsculo por la feligresía al conocerse que todavía hoy la parroquia de Llucmajor está abonando los recibos de servicios como el agua y la electricidad del inmueble. Afirman que han actuado con «alevosía y nocturnidad» con el inmueble parroquial.