Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El patrimonio arqueológico, víctima de la masificación turística en Cala Llombards

Los arqueólogos denuncian que han tenido que cerrar el acceso al yacimiento Na Nova ante el intento de bañistas del Caló des Moro y Cala s’Almunia de aparcar su vehículo en la zona del talayot

Visitantes al yacimiento de Na Nova. Aj.

El patrimonio arqueológico también sufre las consecuencias del «turismo desenfrenado». Así lo desvelan los directores de las intervenciones en el yacimiento Na Nova, Javier Rivas y Miquel Àngel Salvà. Se trata de un poblado talayótico de la Edad del Hierro ubicado en la entrada de Cala Llombards, en Santanyí. Precisamente su ubicación en la entrada de Cala Llombards, a pocos metros del aparcamiento utilizado para los bañistas del Caló des Moro y Cala s’Almunia, es lo que ha generado más de un quebradero de cabeza a los arqueólogos que durante estas dos últimas semanas han llevado a cabo su cuarta campaña de intervención en el yacimiento.

«Antes y durante toda la campaña hemos tenido que sacar coches que entraban para aparcar e irse a la playa, no para visitar el yacimiento», relatan los directores, que optaron por cerrar el acceso con una cadena, «una situación nada deseable para el patrimonio ni para sus visitantes pero se trata de un terreno privado». «Na Nova, como toda la isla, se ve afectado por el turismo excesivo», lamentan Rivas y Salvà que codirigen las excavaciones con Magdalena Escalas como restauradora.

El público atento a las explicaciones de los expertos. AJ.

El proyecto que dirigen en Cala Llombards empezó en 2019. Así, en esta ocasión del 8 al 19 de agosto han realizado su cuarta intervención. Recuerdan que la actuación de Na Nova es una iniciativa que nace gracias al apoyo e impulso de la asociación cultural Lausa de Santanyí y el Ayuntamiento, además cuentan con la colaboración de la Associació de Veïnats de Cala Llombards y el Consell. «La idea es integrar la comunidad en la puesta en valor y la gestión del yacimiento para hacer crecer el conocimiento de la sociedad respecto al patrimonio histórico con el fin de que lo aprecien más», detallan.

El patrimonio arqueológico, víctima de la masificación turística en Cala Llombards |

Na Nova destaca por su talayot, un edificio circular de unos doce metros de diámetro y más de dos metros y medio de alto. El talayot es el elemento central de este tipo de asentamientos ya que es «un edificio polifuncional que parece que servía como lugar de reunión de la comunidad». Además, añaden los expertos, «era un elemento claro de control territorial». «En el caso de Na Nova, en tiempos prehistóricos debía permitir controlar toda la extensión hasta prácticamente la costa». Los expertos puntualizan que el yacimiento tiene un conjunto de estructuras de las que aún desconocen su uso.

Vista general del terreno donde se ubica Na Nova. Aj.

La campaña de estas dos semanas de agosto se ha centrado en la adecuación. Así las tareas realizadas han consistido en la limpieza de la vegetación, el despedregado de estructuras y en la excavación de algunos puntos en niveles superficiales. Además los expertos remarcan que han dedicado esfuerzos en la restauración y la consolidación de muros para evitar que las estructuras se degraden más.

Todas estas intervenciones, relatan que han permitido sacar a la luz prácticamente todo el perímetro de una estructura (el edificio 1) próxima al talayot. Además se han dado cuenta que la configuración de este espacio es más compleja de lo que intuían en un principio ya que dicha construcción se edificó aprovechando paredes de estructuras anteriores, «hecho que permite empezar a constatar la existencia de un entramado más elaborado del que pensábamos inicialmente». Además, en el exterior del talayot, las tareas de adecuación han permitido definir la existencia de una habitación en un espacio donde en un primer momento se pensaba que estaría vacío sin ningún tipo de construcción.

Elementos recuperados.

Rivas y Salvà detallan que durante los trabajos de excavación superficial se han recuperado diferentes materiales arqueológicos entre los que abunda la cerámica de distintos periodos, sobre todo, indígena-prehistórica. También han aparecido elementos líticos o restos de fauna que podrán aportar información a los expertos sobre la vajilla cotidiana, herramientas y consumo de alimentos.

Compartir el artículo

stats