Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Descontaminar la antigua central de Alcúdia costará 19 millones al Consell

El Consell acordó ayer ejercer el derecho de tanteo y retracto para hacerse con la propiedad de la instalación gracias al inicio del proceso de declaración de BIC

Imagen de la antigua central térmica de Alcúdia que pasará ser propiedad del Consell. | CONSELL Consell

El Consell de Mallorca se hará con la propiedad de la antigua central de Gesa en Alcúdia, situada en las inmediaciones de Alcanada, por 300.000 euros. Lo que ocurre es que para descontaminar la vieja instalación y convertirla en espacio para proyectos ambientales costará en torno a los 19 millones de euros, que la institución insular sufragará mediante los fondos europeos.

La presidenta Cladera con los consellers del Consell y el alcalde de Alcúdia, Domingo Bonnín. | M.A.

El pleno del Consell de Mallorca acordó ayer ejercer el derecho de tanteo y retracto para hacerse con la propiedad de la antigua central térmica de Alcúdia, la instalación que abastecía de electricidad antes de construir Es Murterar. Se trata de unos edificios que llevan muchos años sin utilizarse, tiene iniciada la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) y el ayuntamiento de Alcúdia quiere impulsar allí un proyecto pionero en favor de la descarbonización del mar y la economía verde, conocido como Alcúdia Tech Mar.

Gracias a que el Consell de Mallorca tiene iniciada la declaración como BIC de la vieja central, la ley le permite ejercer el derecho de tanteo y retracto prioritario para una administración pública. Las instalaciones fueron vendidas por Endesa al fondo de inversión Gisko por 300.000 euros. Ahora el Consell tiene hasta mediados de julio por quedarse con la central por el mismo precio. Es lo que se acordó ayer en un pleno extraordinario de la institución insular al que asistieron también el alcalde de Alcúdia, Domingo Bonnín, y la teniente de alcalde Bàrbara Rebassa. Todos los grupos políticos del Consell, excepto Vox, votaron a favor de la operación.

El conseller de Presidencia, Javier de Juan, explicó que «con este acuerdo de hoy -por ayer- se da salida a un tema complejo que ha estado 40 años bloqueado», en referencia al intento de compra de la central por parte de las administraciones públicas y la falta de acuerdo con Endesa. De Juan recordó que es un espacio que en estos momentos sufre la degradación y tanto él como la presidenta del Consell, Catalina Cladera, anunciaron su total apoyo al proyecto impulsado por el ayuntamiento de Alcúdia.

La presidenta insular calificó de «oportunidad histórica» que el Consell pueda adquirir la antigua central como uno de los ejemplos relevantes de patrimonio industrial de Mallorca.

La descontaminación

El conseller de Presidencia también apuntó que la institución insular destinará fondos europeos para adecuar la antigua central de Alcanada. Es el caso de la descontaminación que debe realizarse para poder reutilizar las instalaciones. Según De Juan, las previsiones técnicas «apuntan que puede costar unos 19 millones, pero es una cuestión que todavía está en el aire y en todo caso sufragaremos con fondos europeos». De Juan explicó esta cuestión en contestación al portavoz del PP, Llorenç Galmés. El conseller de presidencia recordó que «ahora lo importante es aprobar ejercer el derecho de tanteo y retracto» antes de que se cumplan dos meses de la anterior venta.

El alcalde Domingo Bonnín afirmó que «el hecho de que la central pase a ser propiedad de las administración es una alegría, ya que facilita el camino para recuperarla e impulsar el proyecto Alcúdia Tech Mar». Según el primer edil, el Alcúdia Tech Mar tiene el objetivo de poner en marcha iniciativas en favor de la descarbonización del mar y la economía verde. Existen proyectos educativos con la UIB, así como un vivero de empresas ambientales relacionadas con el medio marino.

Separar la central del poblado de Gesa

El alcalde de Alcúdia, Domingo Bonnín, pidió al Consell de Mallorca que separe del expediente de la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) lo que es la central térmica del poblado de Gesa donde vivían los antiguos empleados de la instalación eléctrica. Bonnín relató que el poblado fue adquirido hace unos años por una empresa de Asturias que quiere rehabilitarlo y la declaración de BIC podría dificultar este proceso.

«Se trata de un poblado que está casi en ruinas, que hemos tenido problemas de ocupación ilegal y queremos que se pueda desarrollar su recuperación. Por este motivo hemos pedido al Consell que no lo incluya en el expediente de la central», aseveró Bonnín.

Fuera de Alcúdia es conocida como la central de Alcanada, pero en el municipio todo el mundo habla de ella como la «vieja central», ya que cuando se construyó Es Murterar, también en Alcúdia, ésta dejó de producir electricidad para toda Mallorca.

Compartir el artículo

stats