Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solidaridad en Mallorca: Subir 27 veces seguidas Sant Salvador hasta alcanzar el Everest

Es el nuevo reto solidario de Sergi López Piqueras, médico de familia en el centro de salud de Porto Cristo, con el fin de recaudar fondos para una buena causa, facilitar la vida y la movilidad de la ‘manacorina’ Catalina Romero

Sergi López explica su nuevo reto solidario. | S. SANSÓ

Sergi López es médico. Sergi López va a subir el Everest en bicicleta. Sergi López no va a salir de Mallorca para hacerlo. Y no estamos hablando de realidad virtual ni de conseguirlo pegado a un ‘rodillo’ o una pantalla… ni hablar. Su reto tendrá curvas, sudor, asfalto, desniveles y mucho corazón. El de un reto mayúsculo por una buena causa.

«Estoy preparado», dice con una sonrisa mientras explica su último entreno subiendo 23 veces seguidas el santuario de Cura (Algaida) durante ocho horas. Un peldaño mental decisivo antes de llegar a la cima más alta del mundo. El Everesting Challenge, mítico en el mundo del ciclismo, consiste en subir los 8.848 metros de desnivel de la cima más famosa del mundo eligiendo una sola montaña de cualquier parte del mundo, para subirla sin parar las veces que sea necesario hasta sumar la altura. «No se puede parar para dormir. Solo lo haré cuando necesite descansar un poco y comer».

Traducido en geografía y cronómetro, el próximo sábado 11 de junio el doctor López deberá subir 27 veces los 335 metros de Sant Salvador (Felanitx) si quiere conseguir el objetivo marcado: ayudar a la familia de la joven Catalina Romero para poder sufragar «al menos parte» de una silla de ruedas especial que le permita una mayor comodidad y calidad de vida.

«Calculo que voy a necesitar entre 27 y 28 horas para lograrlo», lo que significa que empezando a las 7 de la mañana va a suponer todo un día y una noche de fortaleza física y mental con una recompensa tan loable como infinita. «Sant Salvador es una montaña muy especial para mí, es mágica. Habré subido unas 500 veces o más… ya reconozco cada árbol, cada curva. Todo, hasta la gravilla», explica con una ilusión imposible de esconder. Y ahí es cuando emana la historia, la motivación por la cual Sergi quiere ‘maltratar’ su cuerpo entre repeticiones machaconas colgado sobre el nivel del mar a 7.575 kilómetros del Himalaya. «La madre de Catalina es la peluquera de la familia», empieza, «ella sabe lo que es luchar de verdad. Por eso cuando hace un año yo estaba pasando por un bache psicológico en el Ultraman solidario en favor de Aspanob, su mensaje de ánimo hizo que me diera cuenta del valor de las cosas que hacemos para superar las dificultades del día a día».

López, que sabe de los problemas de movilidad de Catalina, pronto se ofreció para recaudar todo el dinero que pudiera a través de lo que le hace feliz. «Si lo piensas hazlo», responde con firmeza, «vencer al miedo, de eso se trata en esta vida, ¿no?». Complicaciones al nacer hicieron que Catalina Romero no pudiera mover ninguna de sus cuatro extremidades; eso, una escoliosis severa y problemas de deglución, no son impedimento para la sonrisa ni para intentar mejorar su desplazamiento con los menos problemas posibles.

La Seguridad Social podría pagar solamente una parte ínfima de la silla especial que necesita y que cuesta 7.181 euros. «El chásis ya vale 2.400 euros y el cojín para evitar las úlceras 1.000». Con lo cual llegados a este punto es importante recordar de qué forma, cualquiera que quiera, puede ayudar a Sergi a cristalizar su hazaña, ya sea a través de donaciones económicas por bizum 639674050 o bien mediante un ingreso a la cuenta ES27 2100 0051 7802 0061 8043 «o también acudiendo a Sant Salvador a animar… cuando les vaya mejor, ¡estaré todo el día! [sonríe]».

Compartir el artículo

stats