Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El antiguo convento de monjas de Sineu podría transformarse en un hotel

La familia Dameto, propietaria del inmueble, y el rector de la localidad, en calidad de administrador único de la casa-convento de las Hermanas de la Caridad han presentado el proyecto en el Ayuntamiento

Fachada principal del antiguo convento de las monjas de la Caridad de Sineu. | J.FRAU

El antiguo convento de las monjas de la Caridad de Sineu, actualmente deshabitado y en estado de abandono, podría transformarse en un hotel de interior. La familia Dameto, propietaria del inmueble, y el rector de Sineu, en calidad de administrador único de la casa-convento de las Hermanas de la Caridad, han presentado un proyecto en el Ayuntamiento para transformar el antiguo convento, ubicado en la calle Reverend Arnau Ramis, número 19, en pleno casco antiguo de la localidad del Pla y a poca distancia del Palau Reial, en un establecimiento turístico de interior con un total de quince habitaciones.

El inmueble sobre el cual se ha presentado el proyecto consta de un edificio destinado antiguamente al convento de las monjas de la Caridad y de una capilla anexa con un elevado nivel de protección. Las edificaciones existentes tienen una extensión de unos 1.680 metros cuadrados construidos, según el catastro, mientras que la parcela tiene una superficie de casi 600 metros cuadrados.

El pleno celebrado el pasado lunes en el ayuntamiento de Sineu ya aprobó una modificación puntual de las Normas Subsidiarias (NNSS) para cambiar el uso del edificio de docente y religioso a residencial, aunque el objetivo de los promotores es que se permita un uso turístico de interior para revalorizar el edificio, que tiene un valor arquitectónico significativo. Según el proyecto presentado al Consistorio, el edificio existente cumple con las condiciones de ser anterior a 1940 y estar catalogado. Asimismo, los promotores consideran que la situación del edificio en el casco histórico de Sineu, declarado en su conjunto como Bien de Interés Cultural (BIC), reúne las «cualidades excepcionales» para reutilizar el inmueble para evitar su degradación.

En este sentido, el alcalde Tomeu Mulet (PP), durante el pleno del lunes, afirmó que el antiguo complejo religioso «se cae» y por ello «hay que darle una solución en beneficio del pueblo», por lo que se concede un uso residencial, aunque pasó por alto el proyecto para transformar el convento y la capilla anexa en un establecimiento turístico.

El complejo consta del antiguo convento de las monjas de la Caridad y de una capilla anexa de estilo neogótico

decoration

El proyecto fija una densidad máxima correspondiente a treinta plazas turísticas en un total de quince habitaciones, a pesar de que según el Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos (PIAT) se autorizarían un total de 48 plazas en el inmueble. No obstante, los promotores han optado por reducir el número de plazas debido a la peculiaridad de la edificación existente.

El convento de las monjas de la Caridad de Sineu está desocupado desde el pasado año 2012, cuando las dos únicas religiosas que quedaban fueron destinadas a otro municipio después de 149 años de presencia de la congregación en la localidad del Pla.

Dos años y medio después de que el convento quedara desalojado, los Dameto y el Obispado decidieron poner el complejo a la venta por 1,1 millones de euros, aunque la operación no llegó a realizarse. Un sesenta por ciento del inmueble pertenece a la citada familia mientras que el cuarenta por ciento restante es de la parroquia.

La congregación se instaló en Sineu en 1864 y el oratorio anexo, de estilo neogótico, se inauguró en 1892. El convento tiene tres plantas de altura y a su lado permanece el edificio de las antiguas escuelas que se inauguraron en 1927.

Se reduce la edificabilidad

El pleno celebrado el lunes en el ayuntamiento de Sineu aprobó una modificación puntual de las NNSS para cambiar las condiciones de edificabilidad de tres antiguas Unidades de Actuación ubicadas en el casco urbano de la localidad, que de esta forma pasarán de ser intensivas a extensivas, por lo que solo podrán construirse viviendas unifamiliares y no edificios de pisos como estaba previsto en las fichas originales de estas unidades.

De esta forma, el Ayuntamiento «ha buscado la mejor solución para el pueblo y para los intereses de los propietarios de los solares», señaló el alcalde Tomeu Mulet.

La oposición de Gent per Sineu instó al equipo de gobierno a modificar las NNSS para reducir el techo de población previsto en el documento aprobado en el año 1991, que actualmente es de 10.000 personas.

Compartir el artículo

stats