Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tensa reunión entre Abaqua y Sóller por los vertidos de la depuradora

El edil Sebastià Aguiló se presentó al encuentro con varias muestras de agua depurada entregarlas a este organismo para su análisis

El edil Sebastià Aguiló se presentó al encuentro con varias muestras de agua depurada. J. Mora

Una reunión «dura, tensa, frustrante y complicada». Así describió el encuentro que ayer mantuvo el concejal de Agricultura de Sóller con representantes de la Agencia Balear de la Qualitat de l’Aigua (Abaqua) con el objetivo de abordar el problema de los vertidos de la depuradora.

Sin embargo, a juicio de la agencia que gestiona la planta de Son Puça, la depuradora de Sóller funciona correctamente y el agua que vierte al mar o remite a los agricultores cumple con los parámetros legales.

Así se lo aseguraron los técnicos de Abaqua al concejal Sebastià Aguiló, que se presentó al encuentro con varias muestras de agua depurada para entregarlas a este organismo para su análisis. Después de la reunión, el edil manifestó su malestar con Abaqua «porque según ellos la depuradora funciona correctamente y el agua cumple con los parámetros».

Episodios «puntuales»

Es más, en el encuentro Abaqua atribuyó los episodios de contaminación «puntuales» a la falta de separación de las aguas de lluvia de la red de alcantarillado. El único compromiso que Aguiló obtuvo de la reunión fue el de la realización de un estudio con el objetivo de analizar las emanaciones de malos olores que se producen en la depuradora. En el encuentro, el concejal de Sóller Sebastià Aguiló aportó un centenar de denuncias cursadas en los últimos meses al Ayuntamiento. Al margen de la reunión con los responsables de Abaqua, Sóller ha obtenido el compromiso de Agricultura del Govern para realizar el estudio técnico para la implementación del sistema de depuración terciaria en la planta de tratamiento de las aguas residuales, algo que, para Aguiló, «será clave para acabar con los vertidos fecales». El concejal destacó que la reunión fue «muy tensa» e incluso «muy dura en algunos momentos». Cabe recordar que los análisis biológicos encargados por el Consistorio tras un vertido concluyeron que el agua depurada que el Govern proporciona al Sindicato de Riegos de Sóller está muy contaminada.

Compartir el artículo

stats