La Serra de Tramuntana cumple un aniversario muy especial. Hoy el Consell conmemora con un acto central en Valldemossa el décimo aniversario de la declaración como Patrimonio de la Humanidad en la categoría de paisaje cultural, un reconocimiento otorgado por la Unesco que puso el colofón a años de trabajo y preparativos para conseguir un reconocimiento al valor paisajístico indiscutible y a la transformación humana que ha modelado la Serra a lo largo de los siglos en plena armonía con el entorno. Con sus luces y sombras, la Serra se ha convertido en esta década en el monumento más preciado que atesora la isla el cual ostenta de un reconocimiento de ámbito mundial, algo de lo que no todos los territorios pueden presumir.