Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moll de sa Duana | Un hito constructivo para conservar

El Gremi de Margers redacta un informe para garantizar una restauración respetuosa con el conjunto patrimonial de Portocolom

Puzzle Desmontar, seleccionar y enumerar las piedras.

«El Moll de sa Duana es uno de los muelles de piedra mejor ejecutados que quedan en pie en la isla, un hito constructivo que se debe conservar». Así lo determina el Gremi de Margers en el informe realizado a raíz del polémico proyecto que Ports IB contempla realizar en el corazón de Portocolom y que ha puesto en pie de guerra a los vecinos y a entidades como Salvem Portocolom, ARCA, GOB, Terraferida, Amics dels Clossos, Més que Pedra y el propio Gremi de Margers que integran la Plataforma en defensa del Moll de sa Duana, un colectivo que ha solicitado al Consell que declare esta «obra de ingeniería del siglo XIX» como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Monumento. 

En su informe para una restauración respetuosa con el conjunto patrimonial, el Gremi de Margers sentencia que el muelle representa un «ejemplo de ingeniería con piedra propia de la obra civil del siglo XIX, antes del descubrimiento del hormigón armado». Se trata de una «construcción muy sólida y bien elaborada con piedras de gran volumen». Por ello, ha aguantando en perfectas condiciones muchos años. 


Juntas milimétricas hechas a conciencia

Juntas milimétricas hechas a conciencia. / Gremi de Margers

Sección de juntas milimétricas. El Gremi de Margers destaca que la parte de la esquina que toca el mar está hecha a conciencia con unas juntas finísimas. Es la parte del conjunto que debe ser más resistente.


La tipología constructiva, relatan los margers, es propia de la ingeniería de piedra y mortero de cal con piedras «escairades a punxó», de grandes dimensiones, sobre todo en las esquinas, los cimientos y los escalones del muelle. En el mundo de la piedra, estos trabajos se conocen como trabajos de capserrat porque se utiliza esta falsa escuadra para transportar los ángulos en la piedra que se debe trabajar. 

«El conjunto del Moll de sa Duana es un magnífico ejemplo de un trabajo muy bien encajado de capserrat ya que las piedras están muy ajustadas y crean una red de distribución de fuerzas flexible. Es testimonio del gran dominio de la piedra», remarcan para concluir que es un «hito constructivo que debe conservarse».

Un ejemplo de lo que no se debe hacer

Sin criterio Un ejemplo de lo que no se debe hacer / Germi de Margers

Esta «intervención sin criterio» es un ejemplo de lo que no se debe hacer: juntas de cemento portland demasiado llenas. Desaparece parte del dibujo empedrado y las juntas no permiten la filtración natural del agua.

Historia

Pero el valor patrimonial va más allá. Y es que se utilizaron piedras del yacimiento arqueológico de los Closos de Can Gaià, el poblado más antiguo de la zona datado en el 1.700 aC. Desde el punto de vista de los margers, «añade más historia y valor patrimonial al moll de sa Duana, hecho con piedras milenarias que cuentan la historia de Mallorca».

En su informe, el Gremi de Margers también destaca que el posible uso de morteros de cal hidráulica era habitual, sobre todo, en la obra portuaria para dar fortaleza al conjunto pero destaca que es «la disposición, el volumen y el obraje de las piedras lo que lo hace fuerte y resistente». 

Los margers determinan que las posibles juntas de cal que un día hubo han desaparecido y el agua se filtra. Se debe reconstruir el empedrado con junta de cal rebajada y evitar cementos que impermeabilicen el conjunto. También dejan claro en su trabajo que se debe prever un drenaje en la base de hormigón que se ha proyectado.

Compartir el artículo

stats