DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solidaridad

Sóller estrena comedor social

Los cocineros voluntarios prepararon 35 menús en el primer día del servicio puesto en marcha por el Ayuntamiento

Voluntarios del comedor social preparan los macarrones en su primer día de servicio.

Voluntarios del comedor social preparan los macarrones en su primer día de servicio. joan mora

El ayuntamiento de Sóller puso en marcha ayer el comedor social para ayudar a las personas que más han sufrido el impacto económico de la crisis sanitaria por coronaviruscrisis sanitaria por coronavirus. En su primer día de funcionamiento, el comedor distribuyó unos 35 menús elaborados por cocineros voluntarios. La iniciativa puesta en marcha por el ayuntamiento persigue dos fines. Por un lado aportar el sustento de comida a aquellas personas que, por razón del confinamiento, se han quedado sin sus cuidadoras a domicilio. Y por otra parte, pretende garantizar la alimentación básica a ciudadanos de Sóller que más han recibido el impacto económico de la crisis generada con el coronavirus y el estado de alarma que se han quedado sin recursos económicos.

El comedor social está instalado en la cocina del colegio público Es Puig. Allí, desde ayer trabaja un grupo de voluntarios (repartidos en grupos de tres) que cocinarán alimentos de lunes a domingo hasta que la situación tienda a normalizarse. Los alimentos que se cocinan provienen de donaciones particulares y de las compras que realiza el ayuntamiento en las tiendas de comida de Sóller. Los beneficiarios recibirán un túper con un plato de comida caliente, una pieza de fruta y pan. Para su distribución, el municipio cuenta con el apoyo de las asociaciones de la tercera edad. En sus respectivas sedes de Sóller y el Port se distribuirán las fiambreras con la comida, mientras que para las personas sin movilidad la comida se les llevará a casa. El servicio de comedor es gratuito, aunque los usuarios previamente tienen que solicitar el alta al ayuntamiento que, tras una revisión de su caso por parte de los Servicios Sociales, se le concederá el derecho de acogerse al servicio.

El alcalde de Sóller, Carlos Simarro, junto al concejal de Servicios Sociales, Carlos Darder, y la edil de Participación, Mar Castañer, visitaron la cocina para ver el funcionamiento del servicio y conocer las inquietudes de los voluntarios. El alcalde explicó que "nos hubiera gustado comenzar antes con esta iniciativa, pero los trámites burocráticos no nos lo han permitido hasta ahora". El ayuntamiento ha solicitado a la conselleria de Educación el uso de la cocina y ha tenido que realizar un seguro para cubrir a los voluntarios ante cualquier incidencia con su nuevo cometido. Los voluntarios son cocineros y personal de apoyo que trabajan en restaurantes de Sóller que actualmente están en el paro como consecuencia del estado de alarma.

Por su parte, el edil de Servicios Sociales, apuntó que "con esta iniciativa queremos ayudar a las personas que más sufren con esta crisis" en tanto que "la pandemia ha afectado a muchas familias de Sóller que actualmente lo están pasando mal".

En su primer día, los beneficiarios del servicio de comedor recibieron una fiambrera de macarrones con atún. Este miércoles tendrán a disposición un menú a base de costilla de cerdo con ensalada de pasta. Los menús se cambiarán cada semana atendiendo a criterios de nutrición marcados por los cocineros.

Pérdidas

La empresa pública Sóller 2010 ha sufrido unas pérdidas de más de 100.000 euros durante los dos meses de estado de alarma. Así lo señaló el alcalde Carlos Simarro quien puso de manifiesto que la sociedad municipal "se encuentra en una situación económica delicada". La empresa municipal gestiona diversos servicios municipales como las zonas azules reguladas por ORA, la recogida de basuras, la limpieza viaria o la gestión de las instalaciones municipales. La principal fuente de ingresos es la gestión de la ORA, un servicio que quedó paralizado al inicio de la pandemia. También han quedado bloqueadas otras fuentes de ingresos como la guardería municipal o el polideportivo de Son Angelats. "Además de la merma en los ingresos, la empresa ha sufrido mayores gastos durante esta crisis", afirmó el alcalde "ya que ha asumido tareas que corresponden al ayuntamiento". Además del corte del grifo de ingresos, gestiona el servicio de recogida de basuras y limpieza viaria que "ya de por sí es deficitario", afirmó el alcalde. Sóller 2010 ha mantenido a toda su plantilla en activo. La situación es "delicada" pero se descartan recortes a corto plazo. A partir de junio, se reactivará la ORA, con la que recuperará una de sus fuentes de ingresos.

Compartir el artículo

stats