Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memoria histórica

Balears y Catalunya inician la búsqueda de las víctimas del desembarco de Bayo

El objetivo es cotejar el ADN de los familiares con los restos de los desaparecidos que se hallen en las fosas del Llevant

En este punto de la playa de sa Coma se ubica la fosa que contiene los restos de más de 400 milicianos catalanes.

En este punto de la playa de sa Coma se ubica la fosa que contiene los restos de más de 400 milicianos catalanes. Biel Capó

Los gobiernos autonómicos de Balears y Catalunya han puesto en marcha de forma conjunta la búsqueda de los familiares de las víctimas republicanas del desembarco del capitán Alberto Bayo en el Llevant de Mallorca en 1936 con el objetivo de cotejar las muestras de ADN para identificar los cuerpos que siguen enterrados en diferentes fosas comunes ubicadas en el este de la isla.

Así, la dirección general de Memòria Democràtica de la Generalitat de Catalunya ha iniciado una campaña de recogida de muestras de ADN de familiares de las víctimas catalanas del desembarco republicano, una actuación que se enmarca en el protocolo de colaboración firmado entre ambas comunidados el pasado mes de febrero. Desde entonces, según explica el Govern, se ha activado un grupo de trabajo con personal técnico de ambas administraciones para "compartir información y avanzar en la divulgación y las tareas de recuperación de la memoria democrática en los dos territorios".

La dirección general de Memòria Democràtica de la Generalitat tiene el objetivo de contactar con los municipios de procedencia de las víctimas que han podido ser documentadas. También facilitarán a los ayuntamientos y entidades locales los nombres de estos desaparecidos, sus direcciones y, en caso de disponer de ellos, datos sobre sus familiares.

Fosas comunes

"El objetivo es el de encontrar parientes que den muestras de ADN para incorporarlas al programa de identificación genética, el sistema que permite la identificación de los restos de las fosas a partir del cruce de datos genéticos", explica el ejecutivo balear. Las muestras se utilizarán una vez abiertas las fosas cuya existencia está documentada en el Llevant de la isla, principalmente las existentes en sa Coma, Sant Llorenç, Portocristo y Manacor. En ellas descansan los restos de los soldados catalanes muertos en el campo de batalla o por la represión posterior.

Actualmente, se han podido documentar los nombres y datos biográficos de 192 víctimas catalanas muertas o desaparecidas durante los combates que siguieron al desembarco del 16 de agosto de 1936.

En este sentido, el secretario autonómico de Memòria Democràtica del Govern balear, Jesús Jurado, explica que "aumentar el número de familiares que reclaman la recuperación de las víctimas del desembarco es fundamental para plantear futuras actuaciones en las fosas del Llevant y antes de abrir una fosa tan compleja técnicamente como la de Sa Coma", donde se calcula que pueden reposar los restos de entre 400 y 500 milicianos catalanes. De forma paralela, el Govern trabaja en la actualización del estudio histórico realizado sobre esta fosa ubicada en la misma playa, un proyecto que ya ha sido trasladado a la comisión técnica de Memoria y Reconocimiento Democráticos de Balears.

El citado protocolo entre los gobiernos de Balears y Catalunya tiene entre sus principales objetivos la identificación de las víctimas del desembarco republicano de Bayo en Sa Coma, en cuya 'possessió' las tropas que defendían la legalidad democrática establecieron su cuartel general. La presencia de las tropas capitaneadas por Alberto Bayo se prolongó hasta el 4 de septiembre, cuando el mando de la República ordenó la retirada para reforzar otros frentes de la Guerra Civil. Eran unos 4.000 milicianos, muchos de los cuales perdieron la vida durante las batallas o no pudieron reembarcar, siendo asesinados después por los falangistas locales.

La fosa más grande del Llevant mallorquín es la ubicada en la parte septentrional de la playa de sa Coma, al lado de la Punta de n'Amer, en un punto habitualmente ocupado por bañistas. Ocupa una acequia de unos 100 metros de longitud, que se excavó al nivel del mar y que contiene los restos de los soldados catalanes que murieron en la contienda.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats