28 de enero de 2019
28.01.2019
Memoria histórica

La búsqueda en la fosa de la Guerra Civil de Bunyola finaliza sin resultados

En la de Alaró tampoco se han localizado los restos del alcalde republicano de Mancor y su hijo

28.01.2019 | 17:19
La fosa de Bunyola donde se han llevado a cabo las prospecciones.

Las prospecciones llevadas a cabo este lunes en la fosa común del cementerio de Bunyola, en la que se sospecha que fueron enterradas una quincena de personas asesinadas al inicio de la Guerra Civil, han finalizado sin resultados positivos. Es algo que ya se sospechaba, porque se sabía que durante la postguerra en la misma zona se enterraron a decenas de fallecidos en el antiguo sanatorio de Caubet (el actual Hospital Joan March) y tiempo después todos los restos fueron trasladados al osario.

En los sondeos llevados a cabo por los técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que debían determinar si era viable o no acometer la exhumación, solo se han encontrado excavadas sepulturas modernas, con restos de ataúdes, plásticos y tejidos sintéticos, pero ningún resto de la Guerra Civil.


El inicio de los trabajos en esta fosa está motivado por el hecho de que hoy en día todavía quedan hijos vivos de varias víctimas en Menorca que habrían sido enterradas en ella. Se trata de Bartomeu y Sebastià Carretero Gornés y Josep Filomeno Pons Sintes, asesinados en 1936. A pesar de los resultados negativos, la Conselleria no descarta plantear nuevos sondeos en otras zonas del recinto, así como profundizar en la investigación histórica para tratar de hallar los restos de los represalias.

Sin resultados en Alaró


Por otra parte, el pasado viernes finalizaron las tareas de exhumación de la fosa de Alaró. Se trataba de la segunda fase de la exhumación, ya que el pasado mes de julio finalizaron las tareas arqueológicas en la fosa cuando se encontró un pozo que no entraba dentro de las previsiones. Entonces se excavó todo el perímetro a su alrededor y no se encontraron los restos de las dos personas que se buscaban tras lo cual empezaron los trabajos en el interior del pozo, llegando a los cinco metros de profundidad. No obstante, las excavaciones tuvieron que interrumpirse por motivos de seguridad y ahora se habían reiniciado sin que tampoco se hayan obtenido resultados positivos.

En esta fosa se buscaban los cadáveres de Pau Crespí Villalonga, exalcalde republicano de Mancor de la Vall, y su hijo Onofre Crespí Riera, que fueron asesinados el 20 de octubre de 1936.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Part forana

Los mejores restaurantes en Mallorcaa

Descubre los mejores restaurantes en Mallorca: Calvià, Sóller, Alcúdia, Manacor... y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía.


¡Síguenos en las redes!