Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos escollos que han paralizado la ejecución del proyecto desde 2017

El Gobierno central valoró los terrenos en 40,5 millones cuando autorizó la subasta

En 2017 se introdujo la preservación de edificios. ARCA

Si bien el desarrollo urbanístico de Son Busquets se incluye en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Palma en 1998 como parte del pago para que el Baluard del Príncep pasase a ser de propiedad municipal, y ha sufrido varias modificaciones, el proyecto ha estado paralizado de nuevo desde 2017. Este año el Ayuntamiento, tras una intensa campaña de Arca y Joves Arquitectes, exige que el proyecto que se haga sea respetuoso con la memoria del lugar y, en consecuencia, mantenga buena parte de los edificios existentes reconvertidos en viviendas o equipamientos.

Como consecuencia de lo anterior se debe redactar desde el principio un nuevo Plan Especial, puesto que el aprobado inicialmente no sirve.

Ello, no obstante, planteó un dilema jurídico que podría invalidar todo el proceso ya que el convenio entre Cort y Defesa saltaba por los aires y esta administración podría impugnar cualquier actuación futura.

De ahí que se propusiera que el ministerio de Agenda Urbana, competente en materia de vivienda, adquiriera los terrenos a Defensa y que desarrollara directamente la actuación prevista. Lo anterior también se ha atrasado en el tiempo porque el consejo de ministros autorizó en 2019 la subasta del acuartelamiento y valoró estos terrenos en 40,5 millones, una cantidad que se propuso antes de la aprobación del Plan de Equipamientos Comerciales, por lo que se consideraba que el valor real era mucho menor.

Compartir el artículo

stats