Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La APB no tiene fecha para la adjudicación de la gestión del Port Petit del Molinar

En octubre de 2020 se presentaron cinco ofertas a la convocatoria, en la que no figuraba el Club Marítimo del Molinar de Llevant, que están siendo valoradas por una comisión técnica que aún no ha realizado una propuesta concreta

Imagen de la explanada del Port Petit con los juegos infantiles en primer término. | DM

La Autoridad Portuaria de Balears (APB) no tiene fecha para la adjudicación de la gestión del Port Petit del Molinar de Llevant. Desde octubre de 2020, poco después de dar por finalizadas las obras de remodelación del puerto y de que se abriera al público la explanada que da continuidad al paseo marítimo del Molinar, una comisión técnica está estudiando las cinco ofertas presentadas al concurso convocado por el ente que gestiona los puertos del Estado en Balears.

A esta convocatoria se presentaron las empresas J2 Sailing Services SL, Dega Investiments S. L, Palcadar, SL (Bar Restaurante Varadero), Gestió Nautica Cin Illes y Nautic Asset developeers Team, S. L. para gestionar los amarres y el edificio por un tiempo máximo de 20 años, una vez haya concluido la reforma.

La comisión técnica debe valorar estas ofertas y proponer al consejo de administración de la APB un acuerdo de adjudicación. No obstante, tal como se estipulaba en las bases, el nuevo concesionario no podrá comenzar a prestar el servicio de amarre antes de que finalice la reforma del puerto.

Técnicamente las obras previstas aún no están concluidas, puesto que falta por ejecutar la reforma del edificio, suspendida para redactar un nuevo proyecto modificado debido a las deficiencias estructurales encontradas una vez iniciadas las obras de reforma a la espera de la autorización del proyecto de reforma que, según fuentes de la APB, ya está redactado aunque aún no se haya autorizado.

El nuevo concesionario gestionará los amarres para 90 embarcaciones de recreo de hasta ocho metros de eslora y también la cafetería de la planta baja del edificio. En la planta superior habrá oficinas y espacio para actividades sociales y culturales, tal como se estipula en las bases del concurso de gestión a la que finalmente no se presentó el Club Marítimo del Molinar de Llevant, entidad centenaria que había gestinado las instalaciones hasta al fin de la concesión y que pretendió continuar con ella proyectando un «macropuerto», rechazado y contestado por una amplia mayoría social. Esta entidad presentó un recurso acusando a la APB de haber cometido irregularidades en la convocatoria del concurso, por lo que optó por no presentar oferta a la espera de que se resuelva.

Quedaron fuera del concurso 2.500 metros cuadrados que serán ocupados por un edificio de nueva planta de 600 metros cuadrados, más una explanada y rampa varadero, que se cederá al Govern balear para la futura ubicación de un centro de tecnificación.

La APB asumió las obras de remodelación y modernización de la dársena del puerto del Molianar para dotarla de las medidas de seguridad necesarias para la navegación interior y el amarre de embarcaciones.

El nuevo concesionario no deberá asumir ninguna inversión más allá de del acondicionamiento del edificio y de la instalación de los pantalanes, por lo que se considera justificado el período máximo de explotación de 20 años con el fin de poder amortizar estas actuaciones.

Las embarcaciones con amarres en el antiguo puerto, que fueron trasladadas la mayoría a las vecinas instalaciones del Portitxol, no podrán regresar a su base en el Port Petit hasta que no se haya resuelto el concurso e instalado los nuevos pantalanes.

Compartir el artículo

stats