Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La contaminación del aire debida a los coches es inferior a antes de la pandemia en Palma

Los niveles de emisiones de dióxido de nitrógeno a la atmósfera durante 2021 y en lo que llevamos de 2022 como consecuencia de los procesos de combustión de combustibles fósiles generados por el tráfico rodado son más bajos que los registrados en 2019

La unidad móvil del Govern para la medición de los parámetros de control del aire está aparcada desde hace meses en el centro. | R. SANZ R. Sainz

La contaminación del aire de Palma debida al humo generado por el tráfico alcanzó el año pasado y en los primeros meses del presente niveles inferiores a los medidos antes de la pandemia en 2019 y los primeros meses de 2020, si se tienen en cuenta las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2), que es el principal contaminante generado por la quema de los combustibles fósiles utilizados por la mayor parte de los vehículos.

En concreto, según los datos recabados por la conselleria de Transisición Energética del Govern en la estación fija de la calle Foners, un emplazamiento céntrico y situada junto a la calle Manacor y la avenida Gabriel Alomar i Villalonga, con un elevado tráfico, el nivel medio de este contaminante medido a lo largo de 2021 fue de 21,6 microgramos por metro cúbico de aire, frente a los 31,8 alcanzados en 2019 y los 25,8 de media de 2020.

En enero del presente año se produjo un importante incremento en esta estación en relación a la media anual del año precedente, puesto que se alcanzaron niveles de casi 35 microgramos por metro cúbico, aunque en febrero bajó a niveles situados entre los 25 y 30 microgramos.

En función de los valores obtenidos por este parámetro la calidad del aire de la ciudad se calificó como de buena en 2020 y 2021, puesto que se situó entre los 14 y los 28 microgramos por metro cúbico. En 2019, con esta clasificación se consideraba como “regular”.

Si el incremento observado entre los meses de enero y febrero y en los últimos del año pasado se consolidara, acabaríamos 2022 volviendo de nuevo a la calificación de “regular”, la misma de antes de la pandemia.

La contaminación del aire debida a los coches es inferior a antes de la pandemia

La media máxima anual permitida para este gas es de 40 micras, una cifra que se ha superado en dos meses a lo largo de los últimos tres años. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que el objetivo a alcanzar es el de no superar concentraciones de 10 micras anuales, aunque no ha establecido un marco temporal, por lo que la Unión Europea ha iniciado un proceso de diálogo con el fin de definir este horizonte temporal, tal como se afirma desde la conselleria de Transición Energética. Cabe señalar que el límite de 10 micras por metro cúbico de NO2 se superó incluso en plena pandemia cuando en abril de 2020 se midieron niveles de 12,1 microgramos por metro cúbico sin apenas tráfico. La relación entre los niveles de contaminación y el tráfico rodado se comprueba siguiendo la gráfica que acompaña esta información, que mide los niveles de NO2 por meses desde enero de 2019 a febrero del presente año. En los meses anteriores a la declaración del estado de alarma por la covid-19 se medían niveles de este gas que superaban los 35 microgramos por metro cúbico y rozaban el límite de 40 permitido. A partir de marzo la concentración cae en picado hasta valores de poco más de 15. En abril de este año, en pleno estado de alarma, es cuando se alcanza el nivel más bajo de 12,1. En los meses posteriores y con las sucesivas desescaladas el nivel de NO2 generado por el humo de los coches subió en un 52%, alcanzando un pico en diciembre de 2020, mes en el que se superaron levemente los 30 microgramos . A partir de este mes se produce otra bajada hasta mayo de 2021, con niveles de algo más de 15, produciéndose a partir de este momento subidas hasta alcanzar el pico de casi 35 micrógramos por metro cúbico en febrero de este año.

Desde la conselleria del vicepresidente Juan Pedro Yllanes se recuerda que el Govern anunció el pasado mes de marzo que destinará 70 millones de euros a reducir las emisiones provocadas por la movilidad en Balears. Con la llegada de 233 millones incluidos en el Pla d’Inversions per la Transició Energètica se podrán financiar siete proyectos de zonas de bajas emisiones y desarrollar acciones que complementen las actuaciones que ya se llevan a cabo en distintas zonas de la ciudad.

Asimismo, se destacó que ley de cambio climático y transición energética introdujo en el artículo 14 la promoción de la movilidad sin emisiones, que establece la obligatoriedad de implementar estas zonas de bajas emisiones en los municipios de más de 50.000 habitantes antes de 2023. En Palma se prevé que sea declarada como zona de bajas emisiones la situada de avenidas hacia adentro.

Compartir el artículo

stats