El tráfico rodado de acceso a Jacint Verdaguer desde Aragó por la calle Prevere Rafel Barrera ya se ha normalizado después de que el departamento de Infraestructuras del Ayuntamiento de Palma ha finalizado las obras de sustitución del adoquinado existente en el cruce de esta calle y Jacint Verdaguer por asfalto.

Esta mañana a primera hora se han ultimado los trabajos de pintado de la señalización viaria, que no han impedido la circulación de vehículos. La mejora, solicitada según la concejala de Infraestructuras, Angélica Pastor, por los vecinos de Son Forteza ha sido visitada por el alcalde, José Hila, quien ha manifestado que el Ayuntamiento "no solo ha de hacer grandes obras, sino que también debe atender las pequeñas mejoras que facilitan la vida a los ciudadanos".

Por su parte Angélica Pastor ha manifestado que esta intervención, que ha afectado a 1.700 metros cuadrados de este cruce de calles ha tenido un coste de 168.000 euros.

También se ha modernizado la zona de juegos infantiles existentes en la zona y en las próximas semanas se hará lo mismo en la existente en la plaza de Santa Elizabeth. También se arreglarán los pasos elevados existentes en Jacint Verdaguer cuyo pavimento también se encuentra en mal estado, al igual que el cruce entre esta vía y Balmes.