17 de octubre de 2019
17.10.2019
Gastronomía

El pan artesano y de Mallorca busca ampliar mercado

El Govern y la Associació de Forners i Pastissers de Balears lanzan una app de panaderías tradicionales

17.10.2019 | 02:45
El quiosco de Palma Activa acogió una degustación de pan de 'xeixa' y una muestra de otras especialidades locales.

Un grupo de amigas italianas de la tercera edad se deleitaba ayer probando el pan de xeixa untado con sobrasada y con paté mallorquín. En su paseo turístico por Palma se toparon con una degustación gratuita, junto al mercado del Olivar, con motivo del Día Mundial del Pan, fecha que se aprovechó para presentar la nueva app 'Pa d'Aquí. Forn i Tradició' para promocionar el producto local y artesano.

"Tenemos un pan muy excepcional", explicaba Pep Magraner, gerente de la Associació de Forners i Pastissers de Balears, quien ensalzaba los valores nutricionales del producto local frente al pan industrial, su gran competidor. Esta asociación, la dirección general de Comercio y el IDI (Institut d'Innovació Empresarial de Balears) han lanzado la aplicación móvil con la que es posible geolocalizar los hornos tradicionales más cercanos y saber qué tipo de pan elaboran.

En Palma son 71 los establecimientos que ya se han adherido a esta marca y figuran en la aplicación, 304 en toda Balears. Son los que de momento han acreditado que producen como mínimo el 70% de los productos que venden, es decir, cuentan con su propio obrador, y elaboran al menos dos de las variedades de panes locales, ya sea pa de pagès, de xeixa, llonguet, magraneta, viena, cóc (común en Menorca), panet d'oli, galetes d'oli o galetes fortes d'Eivissa.

El reto de los panaderos no es solo competir contra el pan industrial a la venta en superficies comerciales y otros establecimientos no especializados, también deben luchar contra un bajo consumo de este producto, según señaló Pep Magraner. En Balears, cada ciudadano come unos 30 kilos de pan al año, una cifra por debajo de la media del resto del país y que es todavía menor en niños y jóvenes.

Cierres y relevo generacional


La difícil situación del pequeño comercio también afecta a este sector. En los últimos 15 años han cerrado en toda Balears unos 50 hornos tradicionales. La parte positiva, destacó Magraner, es que se ha dado un relevo generacional y "como consecuencia de la crisis han salido hijos o jóvenes que se han iniciado en el oficio y han abierto hornos". La promoción de ingredientes locales también ha conseguido, remarcó Magraner, que un 25% de los panaderos utilice la harina de xeixa.

Dando su apoyo al producto local estuvieron también en esta degustación de pan tradicional el director general de Comercio, Miquel Piñol, y el regidor de Promoción Económica de Palma, Rodrigo Romero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!