09 de octubre de 2019
09.10.2019

Cort aprueba la acometida eléctrica de la urbanización de ses Fontanelles

Los promotores carecen aún de la licencia de edificación y deberán presentar un nuevo proyecto sometido al Plan de Equipamientos Comerciales del Consell

09.10.2019 | 12:11

La junta de gobierno de Cort celebrada esta mañana ha concedido la autorización para la instalación de la acometida eléctrica de la urbanización de ses Fontanelles, la zona urbanizable situada en la Platja de Palma en la que la empresa Unibail Rodamco prevé la construcción de un gran centro comercial en el que, según el proyecto inicial cuya licencia el Ayuntamiento ha caducado, se prevé la construccion de 22 edificios en una superficie de más de 82.000 metros cuadrados.

El teniende te alcalde de Participación Ciudadana y portavoz municipal, Alberto Jarabo, ha manifestado que el Ayuntamiento no podía negarse a la concesión de la autorización para la instalación de la acometida eléctrica, aunque para iniciar estos trabajos los promotores deben conseguir la autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa).

La instalación de la acometida eléctrica es imprescindible para que el Ayuntamiento de por concluidas las obras de urbanización que, en estos momentos es la única autorización que disponen los promotores y les permite convertir los terrenos en solar con las calles y los servicios de agua,  luz y alcantarillado.

Jarabo ha recordado que los promotores no pueden ejecutar en este solar ningún proyecto de edificación porque "a día de hoy" no tienen licencia de construcción ya que el Ayuntamiento la dio por extinguida en 2018 y el Govern no autorizó la licencia comercial, puesto que la zona en la que proyectaba en centro comercial no tenía la consideración de suelo urbano.

No obstante, en marzo del presente año, el Tribunal Supremo obligó al Govern a conceder a los promotores la autorización comercial, aunque, al no dispondr de la licencia municipal de construcción, por el momento, no se puede ejecutar ningún proyecto.

En el caso de que los promotores quieran continuar con su pretensión, según se interpreta desde el gobierno municipal, tendrán que presentar un nuevo proyecto de constrcución que deberá cumplir con el Plan de Equipamientos Comerciales del Consell de Mallorca en vigor, que limita la superficia destinada a uso comercial a un máximo de 2.500 metros cuadrados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!