Opinión

Gremi de Llibreters

Quiero dar las gracias a mis compañeras y compañeros que estos tres últimos años de contínuo aprendizaje han trabajado codo con codo. Algunas ya están en otros proyectos alejados del sector pero han sumado en momentos en que no era nada fácil y llevado a cabo algunos objetivos. Desde el 1 de febrero 2021 hasta finales de octubre de este año se han vivido muchos retos como siempre pasó desde su fundación el año 1975. Ahora bien, la pandemia ha cambiado muchas cosas y si el sector librero ya estaba, antes, en constante movimiento hoy a ratos incluso convulsiona. Durante el confinamiento se vivieron horas, días y semanas de incertidumbre como en tantos otros sitios, pero las librerías especialmente, aunque sean también muy hermosas a la hora de cerrar a media luz e incluso a oscuras, son para ser habitadas y recorridas en todos los aspectos. Se partió casi de cero y los retos a remontar no fueron pocos, algunos se consiguieron como las pioneras «Jornades del sector del Llibre a les Illes Balears» otros objetivos no se lograron de momento... revalorizar el libro sigue siendo un cometido en un contexto hostil. De la necesidad surge la virtud y por las obras en el centro se logró vestir la Rambla de libros y rosas «quimera» tan anhelada por libreras y floristas con un éxito rotundo. Una reivindicación de cuarto de siglo conseguida finalmente.

Tanto en la Setmana del Llibre como en la Fira del Born o en otros eventos el seguimiento que se hace desde algunos medios es escandaloso por su ausencia. Las mismas «Jornades» el 2022 fueron un paso nunca dado en el Estado Español y con expectación lo vieron desde lejos o acompañándonos de cerca, como sí hicieron algunos miembros de la clase política, pero, como decía, algunos periodistas se cuidaron de no cubrirlo como va sucediendo tan a menudo cuando se construye o se llevan a cabo campañas tan positivas y útiles para todos. Por eso mismo, hoy, llama tanto la atención que se busque la polémica o se invente una «crisis» desde las mismas plumas que debieran informar, pero distorsionan la realidad. El Gremi de Llibreters sigue su curso y su lucha defendiendo al LIBRO ante todo. La crisis es atmosférica. Para que un sorteo cuaje en el Gremi se necesitarían a los chavales de San Ildefonso y ya van ocupados.

Por otro lado, mil gracias por estos tres años tan fructíferos, pensamos que puede hayamos fijado una parte del rumbo e incluso creado alguna tendencia. Que se lo digan al compi de Junta que diseñó el logo de la fotografia. Los amigos de prensa a veces no responden y no muestran sano interés, pero en el Parlament de les Illes Balears se han visto muy influenciados por nuestro logo del 25 y 26 de marzo de 2022 y es que algunas veces más que acompañados puede que hayamos sido más observados. Claro, los libreros tenemos que estar ahí, también, sin que se note demasiado, aunque desafiando a la evidencia cuando se preste necesario y sin que nadie consiga taparnos los piños.

Salut i pau.