Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Vicents

Reválida para dos líderes

El sistema de solicitud de citas online para la vacunación, Bitcita, le regaló ayer a Francina Armengol la oportunidad perfecta para contraprogramar la puesta en escena de Marga Prohens como nueva líder del PP y futura candidata a la presidencia del Govern, caprichos del algoritmo. Mientras la diputada de Campos, vestida de blanco, ofrecía la libertad de Isabel Díaz Ayuso desde Dalt Murada, Armengol replicaba desde el polideportivo Germans Escalas con la vacunación, guardando cola pacientemente junto a otros ciudadanos y recibiendo después la primera dosis de Pfizer en el hombro izquierdo, dos gestos que en estos momentos marcan prioridades a izquierda y derecha y también discursos políticos. Prohens regresa a Balears con tiempo por delante y tres retos muy difíciles: unificar el centro derecha en las islas, atraer a los nuevos votantes y convertirse en alternativa real de Gobierno, una tarea para la que no le bastarán los vientos favorables de Ayuso si no empieza a marcar un discurso propio que seduzca, alejado de la repetición de argumentarios y de la hiperventilación madrileña tan difícil de entender en Balears. Por su parte, Armengol, sin una verdadera oposición más allá de los periódicos desplantes a sus socios de Gobierno, preside un Ejecutivo cuya única prioridad es la gestión sanitaria y económica de la pandemia. Y su examen final, el momento de la verdad, la prueba que marcará su futuro, se ha convocado este verano sin posibilidad de repesca, pues del resultado de la temporada turística depende la ansiada recuperación económica que aliviará el próximo invierno o lo convertirá en el más dramático de las última décadas. Por eso no es extraño que centre sus esperanzas en la aceleración de un proceso de vacunación que va con retraso. Su futuro político y el de su partido dependen de esa reválida.

Compartir el artículo

stats