«Precariedad, vivienda, paro... la adicción es una válvula de escape»

Antoni Zamora.

Antoni Zamora. / IBSALUT

Mar Ferragut Rámiz

Mar Ferragut Rámiz

Antoni Zamora es psiquiatra, coordina las siete Unidades de Conductas Adictivas (UCA) del IB-Salut y ve una relación entre el aumento de problemas de salud mental entre la juventud, las adicciones y el contexto socioeconómico actual: «Cada vez nos cuesta más gestionar las emociones y las relaciones sociales y también está el tema de la vivienda, el paro, la precariedad, la dificultad de los jóvenes para emanciparse... Hay un malestar importante y al final las adicciones son una válvula de escape», indica. También cree que «en un mundo hiperconectado» el panorama informativo mundial (con terribles titulares sobre la emergencia mundial, las guerras en Ucrania y Palestina...) impacta especialmente en niños y jóvenes, que tienen más difícil «relativizar o aislarse» de estas noticias.

A las UCA llegan (por iniciativa propia o derivados desde los centros de salud) los casos más graves y en los último años están aumentando los usuarios, tanto de adultos como de jóvenes y tanto por adicciones a sustancias como a adicciones comportamentales. Este tipo de usuarios (adictos a las apuestas deportivas y/o al póker on line, el porno, los videojuegos...) están creciendo a mayor ritmo.

En lo que se refiere a un abuso de pantallas, Zamora reflexiona que las familias están siendo más conscientes ahora del problema porque en esta «sociedad pospandemia más digital» están viendo «la adicción en casa» . Ahora, advierte, aunque el foco se pone más en los jóvenes también hay adultos que hacen un uso problemático aunque no lo vean o no lo quieran reconocer. Los casos que suponen dispendio de dinero (las apuestas) son los más fácilmente detectables y de los que les suelen llegar más casos. También hay adicción al porno, pero por «pudor y estigma», cree Zamora, «pocos dan el paso de venir a tratarla».