Vox se niega a ceder y pide veinte millones «mínimo» para la lengua

Los ultraderechistas se muestran convencidos de que los populares recapacitarán

El PP se opone a entregar dicha cuantía y confía en que se llegará a un acuerdo que saque adelante los presupuestos

Los diputados de Vox Sergio Rodríguez e Idoia Ribas, durante un pleno del Parlament.

Los diputados de Vox Sergio Rodríguez e Idoia Ribas, durante un pleno del Parlament. / B. Ramon

Pulso de PP y Vox por la partida destinada al plan lingüístico del próximo curso. Los populares se muestran firmes ante el ultimátum de los ultraderechistas y se niegan a incluir la partida de veinte millones de euros para aplicar la libre elección de lengua. Los ultraconservadores, por su parte, rechazan ceder y aseguran que o reciben esa cuantía «mínimo» o tumbarán los presupuestos.

Desde el PP balear siguen considerando, como expresaron el portavoz en el Parlament, Sebasià Sagreras, y el vicepresidente del ejecutivo, Antoni Costa, que la cifra que ponen sobre la mesa sus socios es muy difícil de cuantificar sin conocer el número de colegios que querrán aplicar la propuesta. A pesar de todo, se mostraron optimistas al señalar que confían en que finalmente se pueda llegar a un acuerdo. «Lo del techo de gasto no se repetirá, todavía quedan muchas semanas para negociar y nadie se ha cerrado en banda», apuntaron ayer los populares. La idea- dicen- es negociar las enmiendas presentadas en su conjunto, aceptar probablemente algunas de ellas y ver cómo se va desarrollando.

Mientras, desde Vox expresaron su plena confianza en que el PP acabe recapacitando y decida incluir la partida demandada: «No aceptaremos una cifra inferior. Veinte millones o más», aseguraron.

La advertencia ha llegado después de que los ultraconservadores hayan roto relaciones con los populares a nivel nacional, dejando en el aire su apoyo en los presupuestos de aquellas comunidades donde están fuera del gobierno como es precisamente el caso de Balears. Por ello desde Vox expresaron que ya habían aceptado que su propuesta estrella se llevase a cabo de forma optativa a través de un plan piloto, por lo que ya no dispuestos a ceder que la libre elección de lengua durante el primer cuatrimestre del curso 2024-2025 no cuente con un presupuesto de veinte millones de euros.

Y es que los ultraconservadores no se fían de que el Partido Popular quiera esperar a conocer el número de centros adscritos al plan lingüístico para fijar una cifra ya que consideran que, una vez tengan aprobados los presupuestos, destinarán el dinero que crean conveniente sin tener en cuenta sus exigencias. Por ello ven imprescindible fijar la cuantía que aporta su enmienda y aseguran que no van a regalar su votos si no se cumple con el acuerdo de gobernabilidad.

De hecho, dicha amenaza empezó a cobrar fuerza el pasado lunes cuando Vox votó en contra en la ponencia de las cuentas autonómicas, junto al resto de la oposición, del centenar de enmiendas que habían presentado los populares en el Parlament, por lo que de momento no forman parte del texto final del Ejecutivo. Una postura que contrasta con la del propio PP, quién decidió abstenerse respecto a las enmiendas registradas por los ultraconservadores.

Sea como fuere, lo cierto es que tanto PP como Vox dicen estar convencidos de poder llegar a un acuerdo. Uno de los dos tendrá que ceder.