IB-Salut deja en el aire la construcción de ocho centros de salud

Alega que estas infraestructuras solo contaban con un proyecto ganador o únicamente con un informe sobre su necesidad

Imagen reciente de las obras de Son Dureta, donde el próximo año comenzará la construcción de un centro de larga estancia.

Imagen reciente de las obras de Son Dureta, donde el próximo año comenzará la construcción de un centro de larga estancia. / Servei de Salut

I. Olaizola

I. Olaizola

El sueño de una sanidad pública balear dotada de nuevas y modernas infraestructuras podría no realizarse. El actual Servei de Salut ha dejado en suspenso la construcción de ocho centros de salud y cinco unidades básicas de salud (dispositivo asistencial de Atención Primaria de menores dimensiones y dotado de menos personal) que el anterior Ejecutivo había anunciado y tenía previsto ejecutar.

Se trata del complejo sanitario de Bons Aires que, como se recordará, se iba a edificar en el recinto del actual hospital Psiquiátrico y que iba a albergar, aparte de las labores asistenciales de salud mental, un centro de salud más dotado tecnológicamente y un servicio de urgencias de Primaria (SUAP) que sustituyera al desde hace ya tiempo desbordado centro de salud y SUAP de s’Escorxador.

Asimismo se ha dejado en un cajón el anunciado centro de salud de Pere Garau II que iba a compaginar su actividad con el actual que atiende a esa barriada palmesana, que también está registrando un gran incremento poblacional. Como también se ha hecho con los centros de salud proyectados en la Soledat (Palma), el de Na Camel·la de Manacor, el de Trencadors en Llucmajor o el de Es Viver en Eivissa.

Asimismo, quedarán en suspenso dos unidades básicas en Calvià, en Son Ferrer y Peguera.

El motivo de esta paralización de estos proyectos es, como anunció el vicepresidente económico de esta comunidad Antoni Costa durante su comparecencia para explicar los presupuestos de su departamento, que no estaban ni licitados ni adjudicados ni dotados presupuestariamente, tan solo contaban con un proyecto arquitectónico ganador emanado de un concurso de ideas, aseguran fuentes del actual Servei de Salut.

Informe de necesidad

Asimismo, otras cinco infraestructuras de Primaria pueden descansar hasta mejor momento. En este caso porque tan solo contaban como aval con «un informe sobre su necesidad», subrayaron las citadas fuentes.

Se trata de otros dos centros de salud, estos en las localidades mallorquinas de Llucmajor y Campos, y de tres unidades básicas de salud proyectadas en Bunyola, Colònia de Sant Jordi y el Pla de na Tesa.

Pese a estas paralizaciones, el Servei de Salut asegura que para el próximo año 2024 tienen prevista una inversión en infraestructuras de más de 90 millones de euros, en concreto casi 97. Y afirma asimismo que para los ejercicios de 2025 y 2026 tiene ya comprometidos respectivamente 91,8 y 79,8 millones de euros para modernizar la red asistencial pública balear.

Pero sin irnos tan lejos, para el próximo año está previsto destinar 16 millones de euros en los nuevos centros de salud de Artà (2,1 millones), Son Ferriol (4,7) y Pollença (3,4). Asimismo habría partida monetaria consignada para la unidad básica de salud de Consell (3,3 millones) y para otra en la localidad ibicenca de Puig d’en Valls (1 millón).

Asimismo se destinarán 80,9 millones en mejorar las infraestructuras de las red hospitalaria. El grueso de la inversión, 39 millones, irá al complejo sociosanitario que se erige en el viejo Son Dureta. Tras la demolición del edificio maternoinfantil ya ejecutada, ahora se erigirá en su solar una infraestructura para acoger a pacientes de larga estancia así como un nuevo centro de salud que atenderá a 20.000 residentes de la zona y, a la vez, actuará como SUAP.

Otros 30 millones se destinarán a la nueva anualidad que requiere la reforma del hospital de Manacor, centro que atiende a la población del Llevant de Mallorca y que incrementará en más de 45.000 metros cuadrados su superficie asistencial cuando concluya la actuación proyectada. También para el Llevant de la isla se destinarán poco más de medio millón de euros (558.498) para pagar el proyecto arquitectónico ganador del nuevo hospital sociosanitario de Felanitx. Ya por último, 11,4 millones se destinarán a la recuperación del hospital Verge del Toro menorquín.