Baleares, segunda región del país con menos sobrepeso entre su población infantojuvenil

El 16,4% de los menores tendrían exceso de kilos y el 11,4% serían obesos | Entre los adultos los porcentajes serían del 36,2% y 16%, respectivamente

Una imagen de archivo de medición de la grasa corporal.

Una imagen de archivo de medición de la grasa corporal. / AJ González

I. Olaizola

I. Olaizola

El último estudio realizado sobre la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en la población española, realizado con los datos de la encuesta ENE-Covid de 2020, deja en muy buen lugar a Balears, comunidad que mejora sus resultados sobre anteriores informes. 

Así, en lo que respecta a la situación de los menores con edades comprendidas entre los 2 y los 17 años, incluidos ambos sexos, la prevalencia del sobrepeso en este colectivo es del 16,4%. Y con este porcentaje Balears se sitúa como la segunda comunidad con menos sobrepeso entre su población infantojuvenil solo superada por Navarra (15,6%) y por delante de Cantabria (16,6%). La media del sobrepeso nacional en estas franjas etarias es del 19,2%, casi tres puntos por encima de este archipiélago.

Las comunidades con más sobrepeso de sus niños y adolescentes son Asturias (24,5%), Murcia (23,5%) y La Rioja (22,4%) si excluimos a las ciudades autónomas de Ceuta (24,4%) y Melilla (23,4%)

Manuel Moñino, presidente del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Balears (CODNIB), detalla que este dato mejora tanto los del del último estudio nacional Aladino (2019), que cifraba el sobrepeso en el 23,3%, como el del autonómico EPOIB (Estudio de la Prevalencia de la Obesidad Infantil y Juvenil en Balears) de 2017 en el que se estimaba en el 18,3% el sobrepeso de los menores.

Con respecto a la obesidad, los niños y jóvenes de Balears se encuentran en el medio del listado autonómico y el 11,4% de los isleños de 2 a 17 años se encontrarían en esta situación, a siete décimas de la media nacional (10,7%). Y volverían a mejorar los datos de los estudios Aladino (17,3%) y EPOIB (11,5%).

Como comunidades con más obesidad se sitúan la Comunidad Valenciana y Andalucía (ambas con 14,1%) y Canarias, con 13,9%.

En el sentido contrario, las regiones con menos obesidad infatojuvenil serían País Vasco (2,9%), La Rioja (7,2%) y Cantabria (7,4%).

Moñino resalta que, como se viene reflejando en los últimos informes, los menores de las familias con un mayor nivel de estudios y con más elevados ingresos registran porcentajes más bajos de sobrepeso y obesidad.

En lo que respecta a la población adulta (de 18 a 90 años), el estudio ENE-Covid destaca que existe una clara tendencia a ganar peso con la edad y que los sectores socioeconómicos más altos vuelven a registrar mejores resultados.

Las mujeres, más delgadas

A nivel general, el estudio cifra la media nacional del sobrepeso en el 37,1% de su población aunque con enormes diferencias por género ya que mientras el 44,3% de los hombres padecerían exceso de peso, esta circunstancia solo se da en el 30,4% de las mujeres. Con respecto a la obesidad, con una media nacional del 18,7% de la población, se reparte más equitativamente entre hombres (19,3%) y féminas (18%). Pero aquí el presidente de la CODNIB alerta de un dato preocupante: el 63,6% de la población masculina de este país padece sobrepeso u obesidad, porcentaje que en el caso de las mujeres baja hasta el 48,4%.

En Balears, el porcentaje de su población adulta con sobrepeso asciende hasta el 36,2%, situándola como la tercera comunidad en mejor estado tras Navarra (34,4%) y Madrid (34,9%) y a casi un punto de distancia de la media nacional.

Y en lo que atañe a la obesidad, perdería un puesto situándose como la cuarta región del país con menos obesos gracias a su 16% de adultos obesos, casi tres puntos menos que la media nacional (18,7%) y solo superada por Madrid (14,6%), Castilla y León (15,7%) y Navarra (15,8%).

Los datos para elaborar este estudio se tomaron de la encuesta realizada en 2020 para determinar la prevalencia de infección por SARS-CoV-2 en el país en la que participaron más de 60.000 personas, 10.543 de ellas de entre 2 y 17 años, lo que lleva a Moñino a concluir que ha arrojado unos datos muy significativos por su alta representatividad.

Los recintos deportivos, sin oferta de bollería industrial

El presidente de los dietistas-nutricionistas insta a las autoridades a redoblar los esfuerzos para evitar que estos «esperanzadores datos» se malogren. Así, insta a ampliar los espacios en los que se vete la presencia de alimentos manufacturados a los centros deportivos, en el caso de los menores, y en los edificios institucionales y sociosanitarios, en el de los adultos. 

«También se debería regular la publicidad de los alimentos dirigidos a los niños para evitar que se vean expuestos a los ricos en grasas, sal o azúcares. E impartir una asignatura obligatoria de Educación alimentaria en las escuelas. Y el Servei de Salut, sobre todo en Atención Primaria, debería incluir a profesionales en dietética y nutrición que ofrecieran consejos individualizados a las familias que consiguieran una mayor adherencia a estilos de vida saludables», reclama Manuel Moñino.