BOULEVARD

Louis Vuitton París honra la visita de Mark Rothko a Mallorca en 1966

Cort debería calcular cuántos prostíbulos chinos disfrazados de peluquerías chinas caben en Palma, y presentar en público al alto cargo que certifica que un prostíbulo chino es en realidad una peluquería china

Mallorca ocupa un lugar en la exposición del año en París, Rothko en la Fundación Louis Vuitton, con los cuadros a contemplar a medio metro.

Mallorca ocupa un lugar en la exposición del año en París, Rothko en la Fundación Louis Vuitton, con los cuadros a contemplar a medio metro. / EFE

Matías Vallés

Matías Vallés

Recuerde dónde leyó antes, y más en concreto el pasado domingo, el titular «La amnistía de Valtònyc figura en la carpeta oculta del pacto PSOE/Junts». El martes sin ir más lejos nos despertaba la noticia de que «Valtònyc pacta una condena de dos años para no entrar en la cárcel». La noticia nos sorprendió en París, más concretamente en la Fundación Louis Vuitton del Bois de Boulogne.

La exposición cronológica dedicada a Mark Rothko en la sede de la institución presidida por Bernard Arnault, propietario de la Residencia de Deià, y diseñada por Frank Gehry, invitado de Rafael Moneo en su casa de Son Servera, es el acontecimiento artístico del año. Los cuadros deben contemplarse a medio metro de distancia y mirando al centro de la obra, tal como exigía su autor. Se han dispuesto unos bancos blancos que facilitan dichos requisitos.

Imaginen el asombro del espectador mallorquín, cuando la cartelería que recorre los hitos más importantes de la trayectoria de Rothko se detiene en 1966. Allí se lee «Viaje a Europa, visitando España (Mallorca)». Era inevitable pero no deja de ser reconfortante, cuando cada artista mediocre centroeuropeo que desembarca en Palma es recibido hoy como una divinidad de pacotilla. El artista más vigente del siglo XX después de Picasso, con pujas a decenas de millones de euros, consigna una estancia en la isla.

Los escépticos alegarán que una visita no hace verano. Pueden detenerse en una de las obras capitales firmadas en el 1966 mallorquín por el artista de origen letón, «azul dividido por azul», y atrévanse a decir que ese color no ha sido destilado en la isla. Sin excedernos en la extrapolación, la Louis Vuitton destaca que «la paleta de colores brillantes» del artista se intensifica en «varias pinturas de 1967». Y sí, he abominado de Rothko al ritmo de Tom Wolfe en La palabra pintada, pero hoy es la más rara avis, un artista que se ha hecho necesario. Por cierto, ni intente buscar una entrada para la exposición. Agotadas, salvo que usted se llame Miquel Barceló.

Recuerde dónde leyó antes el titular «PP/Vox castigará a los mallorquines que quieran acceder a una plaza de funcionarios» (12-XI), al retirar el requisito del catalán que favorece a los educados en dicho idioma. Pues bien, cinco días después, el portavoz Antoni Costa que es una bendición para el PP se corregía descartando que la extirpación ocurriera «en el corto plazo» (17-XI).

El Pacto de Progreso no pudo evitar la proliferación de prostíbulos chinos en Palma, porque estaba muy ocupado montando simposios contra la prostitución. Queda pues en manos de PP/Vox calcular desde Cort cuántos prostíbulos chinos disfrazados de peluquerías chinas caben en la ciudad, además de presentar en público al alto cargo que asegura y firma que un prostíbulo chino es una peluquería china.

Conste que no tenemos nada contra los prostíbulos chinos que la izquierda mantuvo abiertos durante la covid, porque el truco consiste en pagar a la persona adecuada. Tampoco nos molesta que las simpáticas trabajadoras salgan a la calle, para estimular incluso táctilmente a los viandantes a que entren en el establecimiento. Simplemente, no desearíamos que desaparecieran todas las tiendas de souvenirs. A propósito, ¿hay algún Policía Local de Palma que se dedique a ejercer de Policía Local de Palma?

El Govern lo tiene más claro. No solo exige prácticamente a sus funcionarios que participen en una huelga, una extraña conducta en un empleador, sino que además les apunta que se solucionará n los problemas de «fichajes y permisos». Es decir, que los ciudadanos pagarán el incumplimiento laboral. Otro ejemplo de «consulte a su penalista», así que a continuación se señala a «una auxiliar administrativa» totipotente, por si acaso. ¿Quién redacta los presupuestos de Balears, el chófer de Antoni Costa?

Recuerde dónde leyó antes el titular «Dejad de torturar al anciano de Porreres que torturó a un ladrón» (1-X). Pues bien, el pasado jueves sin ir más lejos nos topamos con el epígrafe «El Tribunal Superior rechaza repetir el juicio a Pau Rigo por matar a un ladrón e insta a dictar sentencia». Tal vez los jueces y abogados implicados en esta pesadilla se hallaban demasiado ocupados en manifestarse contra la ley de amnistía. En tal caso, se les disculpa de antemano.

Reflexión dominical ministerial: «No hay un ministro mallorquín desde antes de que naciera la novia de Leonardo DiCaprio».