El Orgullo se acuerda de PP y Vox: «Nos movilizaremos el 23J»

Reclaman que «nadie se quede en casa» en las elecciones generales porque «están en juego nuestros derechos» e insisten en que el movimiento LGTBI+ es feminista

Guillem Porcel

Guillem Porcel

A la misma hora que Marga Prohens comparecía para explicar el acuerdo alcanzado con Vox para gobernar en solitario en el Govern -en el Consell de Mallorca sí que entrarán- en el que se incluye la derogación de la ley Trans, la manifestación del Orgullo LGTBI organizada por Ben Amics arrancaba desde el Passeig del Born bajo el lema Somos la lucha resiliente.

Pese a que la noticia tardó en llegar a todos los asistentes, el manifiesto que se leyó al final del acto tenía un claro componente reivindicativo que adquiría gran relevancia tras el acuerdo: «Nos movilizaremos el próximo 23 de julio para defender nuestros derechos. No retrocedemos porque no queremos volver a tener miedo ni que nos vuelvan a insultar y humillar. Que nadie se quede en casa porque tus derechos están en juego». La alocución, además, fue acompañada de una petición directa y contundente: «Votad socialista y votad a Sumar». Los dirigentes de la izquierda allí presentes como Francina Armengol, Lluís Apesteguia, Vicenç Vidal o Lucía Muñoz celebraron la arenga, con el acompañamiento del público. También asistieron, aunque por su cuenta, la diputada autonómica del PP Catalina Cirer y la segunda teniente de alcalde del ayuntamiento de Palma, Lourdes Roca, encargada de Interculturalidad e Igualdad.

Por este motivo, aseguran que «necesitamos más activismo que nunca» y envían un mensaje claro a PP y Vox después de que decidieran no colgar la bandera LGTBI en la fachada del Parlament: «Frente a su odio, nuestras banderas».

Denuncian que la LGTBIfobia aumenta «cada día, cada hora y cada minuto» en países como Estados Unidos, Rusia, Hungría o Polonia y reiteran que una situación parecida puede llegar a España en los próximos meses: «Estamos en plena ola reaccionaria y los derechos que se conquistan con décadas de lucha se pueden perder en pocos meses de gobiernos ultra. Uno de los colectivos más afectados siempre son nuestros jóvenes LGTBI, nuestros padres, madres y familias LGTBI».

En este sentido, piden el «voto rosa» en los próximos comicios porque «consideramos que la ciudadanía tiene que ser consciente de qué partidos políticos contribuyen a consolidar nuestros derechos y qué partidos nos rechazan y nos quieren borrar del mapa». Todo ello con un aviso: «No lo conseguirán, claro que no, porque cuando hablamos de derechos humanos, no se puede dejar fuera a nadie».

Afirman que sus reivindicaciones están relacionadas con cuestiones como las paternidades y maternidades no binarias o derechos iguales de las familias LGTBI+ en toda la UE: «Que la diversidad familiar esté reflejada en todos los ciclos educativos y que haya libros de texto que reflejen la diversidad familiar, sin presunción de cisheterosexualidad y sin agresiones o bullying en la infancia». 

Durante toda la manifestación se escucharon cánticos como «que al armario vuelvan los fascistas», «aquí está la resistencia trans», «fuera fascistas de las instituciones», «Abascal, vete a tu corral» o «Mallorca será la tumba del fascismo» e incluso hubo abucheos directamente al PP por llevar al Tribunal Constitucional la ley Trans: «El movimiento LGTBI+ es feminista, los derechos trans son feministas y que nuestros derechos son garantía también de los derechos de las mujeres. Y que si caemos nosotros, las siguientes serán las mujeres, todas las mujeres. Porque cuando se niega la identidad de las personas no binarias, se nos ataca a todos. Porque cuando se cuestiona o invisibiliza la bisexualidad se nos ataca todas. Porque cuando se niega la identidad de una persona trans se nos ataca todas. Porque cuando se agrede una persona migrante se nos ataca todas».

Manifestación del Orgullo en Palma

Guillem Bosch

Asimismo, lamentan que desde el Orgullo del año pasado han tenido que luchar «mucho» y recuerdan casos recientes que han tenido una gran repercusión mediática y social: «En abril tuvimos que denunciar la grave situación de muchas mujeres trans en nuestras islas porque los gestores del Servicio de Salud sabían que el convenio con Barnaclínic para cirugías de reasignación genital caducaba y no hicieron nada, dejando a las mujeres trans a su suerte».

También recuerdan que hace unas semanas tuvieron que salir a apoyar a un docente de un instituto de Porreres que recibió una denuncia de Abogados Cristianos por la lectura de un cómic que «contribuye a introducir los contenidos de educación afectivo-sexual con perspectiva de diversidad».

Además, se acordaron de la joven trans de 15 años que se suicidó en Lloseta: «Todo apunta a que lo hizo por el sufrimiento de no recibir el apoyo adecuado que cualquier persona trans necesita para poder vivir con dignidad».

Por otro lado, manifiestan que los discursos de odio tienen responsables políticos concretos y reclaman a todas las formaciones que firmen un Pacto de Estado contra los discursos de odio para rechazar este tipo de discursos: «Si no lo conseguimos, si no paramos el avance de los que nos odian, todo aquello que hemos conseguido puede desaparecer muy deprisa. Y como somos conscientes de esto y estamos a las puertas de unas elecciones en que nos jugamos nuestras vidas, dejamos claro que lucharemos hasta el final por nuestros derechos, no aceptaremos ni un solo recorte y si nos tocan a una, nos tocan a todas».

Por su parte, la expresidenta del Govern y candidata del PSIB-PSOE a las elecciones generales, Francina Armengol, declaró que el Orgullo es «mucho más necesario que nunca» por la unión PP/Vox: «En su modelo de sociedad no cabemos todos, pero nosotros defenderemos la pluralidad y la diversidad».

La decisión de cambiar la ruta habitual provocó que al inicio del itinerario se unieran manifestantes y turistas, que asistían un tanto atónitos a una convocatoria inesperada. La gran mayoría decidió inmortalizar el momento a través de sus teléfonos móviles y, alguno, decidió cambiar la terraza por la protesta.