Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pesca

El Govern quiere incentivar la pesca artesanal para luchar contra el cambio climático

Hoy comienza un congreso sobre reservas marinas del Mediterráneo occidental para cotejar los modelos europeos de gestión

4

Un mar rico y saludable

«La pesca artesanal es un modelo estratégico para avanzar en la sostenibilidad ambiental. Consumir pescado de proximidad reduce la huella de carbono y, aunque sabemos que nuestro mar es oligotrófico (con bajos niveles de nutrientes) y no genera una cantidad de capturas como para abastecer a la población local y a los turistas, sí al menos evita que todo el pescado que se consuma aquí provenga de fuera, trasladado en congeladores desde grandes distancias con un gran consumo energético», sostiene Antoni Grau, jefe de Recursos Marinos de la dirección general de Pesca de Govern.

Esta reflexión la realiza este experto de manera previa al I Congreso de Áreas Marinas Protegidas (AMPs) del Mediterráneo Occidental que se inaugura hoy en Palma con la intención de mostrar a expertos de Francia, Italia y del resto del país qué se está haciendo en Balears y al mismo tiempo saber cómo gestionan en otros países sus reservas marinas.

Y es en que en Balears, a diferencia del resto de la península, no hay una férrea oposición a la creación de nuevas áreas protegidas. Más bien al contrario, es el propio sector pesquero y la sociedad la que las promueve, resalta Grau.

«La UE se ha marcado el objetivo de que en el año 2030 el 30% de los mares de Europa sean áreas protegidas. Aquí en Balears, sin marcarnos esta meta, hemos avanzado mucho y aproximadamente un 20% de nuestras aguas interiores ya están protegidas y cerca del 21% del mar balear si incluimos las aguas exteriores (de competencia estatal como la reserva de Cala Rajada o el Canal de Menorca)», se congratula el jefe de Recursos Marinos subrayando que si hubiera habido una resistencia popular a ellas, no se habrían hecho. Y es que estas áreas marinas protegidas protegen la fauna local y favorecen la actividad pesquera profesional.

Que quedan cosas por hacer, como la creación de zonas en la que no se pueda practicar ninguna modalidad de pesca como reclama la Fundación Marilles, es algo que asume Grau matizando que «no es tan fácil» proscribir una actividad tan arraigada en este archipiélago.

Las reservas marinas son además una oportunidad para la pesca artesanal profesional no solo por el hecho de reducir la huella de carbono del territorio, si no también para renovar, rejuvenecer e incluso feminizar al sector.

Así Grau recuerda iniciativas como la de Peix Nostrum de las Pitiüses, donde se da valor al pescado local y permite que las barcas artesanales se renueven y se da una oportunidad a los jóvenes para dedicarse a una actividad que, aunque dura, será más rentable y estará mejor remunerada.

Instalación de cajas verdes

Con el objeto de controlar mejor la actividad de las barcas de pesca artesanal, Pesca lleva dos años instalando cajas verdes en ellas con el objeto de saber dónde faenaron, cuantas horas estuvieron en la mar... «Van por telefonía normal, no por satélite», detalla Grau señalando que su objetivo primordial es «saber qué hicieron la jornada anterior. Controlar sus capturas y ventas es más complejo por la UE les permite realizar ventas directas al consumidor de hasta 30 kilos al día».

El responsable de Pesca revela que habrá entre 250 y 260 embarcaciones de pesca artesanal y que ya habrán instalado estas cajas verdes en unas doscientas confiando en completar la iniciativa el próximo año.

Respecto a la posibilidad de ampliar la actual red de reservas marinas -ocho autonómicas y dos compartidas con el Estado español-, Grau revela que hay tres peticiones «bastante avanzadas» para, conjuntamente con el Ministerio de Agricultura y Pesca, ampliar hacia el norte la reserva de Tagomago, crear la de Baix Fondo al suroeste de Formentera y delimitar otra área marina protegida en el litoral de la Serra próximo a Sóller.

Todos estos asuntos y muchos otros se debatirán en el Congreso que comienza hoy y en el que se podrán escuchar desde las opiniones de los científicos que trabajan en estas áreas, pasando por las de los conservacionistas y llegando hasta las de los sectores que se benefician de tener unos fondos marinos plenos de vida.

Compartir el artículo

stats