Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cesta básica no convence a los mallorquines: «Ha de incluir carne, pescado y fruta»

Los mallorquines reciben con controversia y confusión la propuesta de Yolanda Díaz y la primera lista con precios fijos de Carrefour, lanzada con la finalidad de ayudar a las familias en los gastos de alimentación

Ciudadanos de Palma opinan sobre el límite de precio a alimentos básicos y la cesta de "30 productos a 30€"

Ciudadanos de palma opinan sobre el límite de precio a alimentos básicos y la cesta de "30 productos a 30€" Bernardo Arzayus

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Ciudadanos de palma opinan sobre el límite de precio a alimentos básicos y la cesta de "30 productos a 30€" María Pujalte

Rechazo y confusión en las calles de Mallorca tras darse a conocer la primera cesta básica de 30 productos por un total de 30 euros, cuyo precio será fijo hasta el 8 de enero. Esta iniciativa, que nace de una propuesta de la ministra Yolanda Díaz, y que ya es una realidad en Carrefour, tiene como objetivo procurar que el impacto de la inflación sobre el bolsillo de los ciudadanos sea el menor posible. «La cesta es bastante pobre, no incluye los productos básicos de primera necesidad», lamenta Rubén Sánchez, ciudadano de Palma.

Muchos consumidores de la ciudad se han visto sorprendidos por el contenido de la primera oferta lanzada por la cadena de supermercados: «Tendría que haber más carne, pescado, fruta o incluso conservas. El chocolate blanco no es necesario para llenar la despensa, y hay demasiados productos que muchas unidades familiares ya no consumen ni necesitan, como compresas femeninas», e incluso algunos no esconden su enfado, como Miguel Bota, que asegura que «tanta propaganda» hacia una oferta «que engaña porque no lleva productos básicos», le parece «inadmisible».

La campaña de Carrefour, lanzada con el objetivo de que los ciudadanos puedan ahorrar cada vez que hagan su compra, excluye por tanto a algunos de los productos que más se han encarecido en términos anuales: aceites y grasas (+28,6 %), leche (+22,6 %), huevos (+22,5 %), carne de ave (+16,3 %), legumbres y hortalizas frescas (+15,5 %) y frutas frescas (+15,1 %).

Todos los productos de la cesta son de la marca blanca del supermercado y la compañía asegura que se trata de «productos presentes en cualquier despensa» y garantiza que «se ofrecen con el precio más bajo del mercado». En total, la compra de todos ellos suma 30 euros, pero también es posible adquirirlos por separado.

7

La cesta básica no convence a los mallorquines: «Ha de incluir carne, pescado y fruta» Bernardo Arzayus

Desconocimiento general

En otros casos, diversos usuarios admiten ver con buenos ojos esta nueva iniciativa de la cesta básica, aunque lamentan no haber visto la oferta anunciada en ningún espacio de las inmediaciones ni del interior del Carrefour ubicado en la avenida de General Riera: «Me parece bien, lo único es que desconozco qué productos entran en la oferta y dónde están ubicados, tendría que haber un letrero con todo el género del supermercado que entra en la oferta, o un cartel que explicara que existe la posibilidad de hacer la compra con esta bonificación», explica Miguel Llabrés, ciudadano jubilado de Palma.

Este caso se repite en diversas ocasiones: «No sabía que existía ni la he visto anunciada. Ahora ya he pagado, pero si hubiera sabido de su existencia a tiempo, no habría dudado en escoger esos productos, es una buena opción», lamenta Janice Sánchez, ciudadana de Ciutat, al salir del establecimiento, junto a una bolsa de la compra llena y su hijo pequeño de la mano. «No he visto la oferta anunciada en ningún sitio, no la he encontrado ni sé qué productos se incluyen», asume Luis Podesta.

La cesta de Carrefour a 30 euros.

La cesta de Carrefour a 30 euros. DM

Propuesta del Gobierno

La compañía lanzó esta oferta pocos días después de que Yolanda Díaz comunicase la propuesta de una cesta de la compra a precios fijos con el fin de animar a que los grandes grupos de distribución de alimentos se sumasen.

Este suceso ha generado rechazo y divergencia entre algunos ciudadanos de Mallorca. «Poner un límite al coste de los productos no me parece bien, en todo caso lo pondría también a los sueldos de los ministros», se queja Miguel Bota. «Estas declaraciones no se pueden hacer a la ligera. Deberían haberlo estudiado y mirado bien antes de comunicarlo», concluye Bota.

Problema del comercio local

Otros ciudadanos se preocupan por las consecuencias que podría tener esta decisión sobre el comercio local: «Resulta complicado llevarla a cabo sin que perjudique al comercio pequeño, que no podrá competir con esta oferta», expresa Ignacio García, ciudadano de Palma. «Tendría que ser una iniciativa propia de las grandes superficies, pero sin llegar a suponer una imposición, porque podría generar una competición excesiva entre cadenas alimentarias, y acabaría perjudicándonos a todos», explica.

Antoni Fuster, presidente de la Patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMECO), expresa cómo la comunidad ha recibido esta proposición del Gobierno: «Estamos preocupados. El pequeño comercio no puede afrontar precios con límites pactados, porque los márgenes de maniobra de los que dispone no dan para ello», y advierte de que esto podría generar una situación de «competencia desleal» en la que se verían perjudicadas, en mayor parte, las empresas pequeñas, ya que «los grandes almacenes pueden maniobrar con más margen».

Ciudadanos de Palma opinan sobre el límite de precio a alimentos básicos y la cesta de "30 productos a 30€"

Ciudadanos de palma opinan sobre el límite de precio a alimentos básicos y la cesta de "30 productos a 30€" Bernardo Arzayus

Aún así, Fuster asegura estar «de acuerdo con la finalidad de la propuesta, pero no con la forma de llevarla a cabo».

Rubén Sánchez, ciudadano de Palma, defiende que «el precio de los productos es el que hay, y el Gobierno no debería intervenir en él» y añade que, una buena estrategia para favorecer a las familias en el coste total de la cesta de la compra, podría ser «bajar los impuestos».

Fuster desarrolla la misma propuesta desde el punto de vista de los pequeños comerciantes: «Existen otros mecanismos para lograr el mismo objetivo, como por ejemplo reducir el IVA de los productos alimenticios, o de los de primera necesidad, ya que ahora se está recaudando mucho más dinero por esta vía debido a la inflación de los últimos meses».

Darío Díaz, trabajador de la frutería Ses Cireres, en el Mercat de l’Olivar de Palma, afirma que «la propuesta estaría bien si también se pusiera un tope a los precios que les imponen algunos proveedores», ya que, de la otra forma, los comerciantes «se verían mucho más afectados, tanto por la competencia como por la disminución de los beneficios».

Sin márgenes

Ante las críticas del pequeño comercio, Yolanda Díaz ha defendido que su propuesta está dirigida a la gran distribución, porque son quienes tienen márgenes para poder practicar descuentos: «A una tienda de barrio creo que no le podemos pedir más esfuerzos, sino ayudarles y hacer una campaña a favor de que usemos el pequeño comercio», concluyó.

Ante estas declaraciones, Fuster responde que «si los precios se reducen o si hay una gran diferencia de precios entre el pequeño comercio y los grandes comercios» se generará un «efecto llamada» y la mayoría de ciudadanos priorizará una rebaja en la cesta de la compra, así que acudirá a esos establecimientos para realizar sus compras.

«Resulta confuso que después de proponer pactar con las grandes empresas, insistan en que hay que acudir y defender al pequeño comercio. No será posible competir de ninguna forma si se genera una de estas situaciones, tanto si pactan únicamente con los grandes almacenes, como si nos imponen un precio límite en nuestros productos», concluye el presidente de PIMECO.

Compartir el artículo

stats