50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parking exprés de llegadas del aeropuerto de Palma: El atasco de los 7.000 coches diarios

Más de 200.000 vehículos pasaron en agosto por un aparcamiento que ofrece 15 minutos de gratuidad y en el que se producen permanentes atascos en la entrada y la salida y numerosos incidentes

12

Las fotos del atasco de los 7.000 coches al día en el parking exprés del aeropuerto de Palma Miguel Vicens

No importa si es de día o de noche, hora punta o de tregua entre la constante llegada aviones que aterrizan este verano en Son Sant Joan. En el parking exprés de llegadas del aeropuerto de Palma, con una afluencia media de 7.000 vehículos al día, siempre hay saturación, con un embotellamiento en el acceso, cuyas largas colas de coches detenidos salen peligrosamente del recinto aeroportuario y ya han provocado este verano tres accidentes, y con un atasco en la salida que desespera a los usuarios, que ven cómo se les escapa el tiempo de los 15 minutos gratuitos aunque hayan actuado con previsión y agilidad.  

La desesperación se convierte directamente en ira cuando el motivo principal del atasco en la salida es la rotura de una de las dos puertas, lo que sucede con mucha frecuencia, tal como reconocen los propios empleados del servicio, que atienden las reclamaciones de los usuarios descontentos en una oficina anexa al aparcamiento general y las resuelven. Desde allí constatan que los usuarios que han utilizado el parking exprés durante el pasado mes de agosto superan los 217.000

Al mismo tiempo solicitan a la Policía Local de Palma que intervenga y arregle el problema de los atascos de coches parados en fila india y a veces en doble fila en los accesos, porque, según afirman, suponen un grave peligro para la circulación y ellos no tienen competencia alguna para actuar fuera del recinto, mientras admiten sin matices que todos los problemas que se producen en el interior los causa la gran saturación de usuarios.

Una conductora sale del vehículo en el embotellamiento de acceso al parking exprés del aeropuerto Miguel Vicens

Este miércoles no ha sido un día distinto en el parking exprés del aeropuerto de Palma, que Aena anuncia como un parking gratuito en todos los carteles indicadores con un tiempo máximo de estancia de quince minutos

A la una menos veinte, la cola de coches aparcados esperando para acceder al aparcamiento cronometrado volvía a superar el recinto aeroportuario, con una mayoría de coches detenidos esperando a recibir por móvil el aviso del pasajero que habían venido a buscar. Algunos habían parado el motor y otros intentaban aliviar el calor abriendo las puertas del vehículo o directamente saliendo del coche para fumar en plena calzada, pese a la temeridad de hacerlo en una vía con un tráfico tan intenso. Unos metros más allá y todavía sobre el asfalto, los restos del último accidente recordaban la extrema peligrosidad de esa práctica

A esa misma hora, dos de los tres accesos al aparcamiento general no funcionaban y un operario arreglaba otro cajero situado cincuenta metros más allá con su ordenador enchufado a la máquina. Y en las dos puertas de salida del parking exprés sonaban los cláxones con estruendo y se oían voces de protesta«Cada día igual», clamaban en voz alta un grupo de tres conductores refugiados bajo una sombra. Una de las dos puertas de acceso se había vuelto a romper. En la única que quedaba operativa se acumulaban usuarios con sus coches, pero también autobuses y furgonetas transfer de pasajeros. Y el operario de guardia hacía lo que podía para solucionar la situación lo más rápido posible.  

Restos de un reciente accidente ocurrido en la zona de acceso al parking exprés del aeropuerto, Miguel Vicens

Pero las puertas nunca se abren cuando el motivo del atasco es del propio servicio de Aena, sino que los usuarios son obligados a pagar los dos euros por exceder, aunque sea por dos segundos, los quince minutos de estancia máxima. Y si no pueden hacerlo con tarjeta de crédito en la misma puerta de salida son obligados a salir de la cola y volver atrás, mientras el contador sigue incrementando la factura final.

Pasajeros salen masivamente de la terminal de llegadas del aeropuerto de Palma Miguel Vicens

Compartir el artículo

stats