Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

La saturación turística que vive Balears lastra el ahorro energético

Mientras las otras comunidades consiguen reducir hasta un 3,7 por ciento el consumo, las islas registran la mayor demanda desde que hay registros

La calle San Miguel de Palma, esta semana, llena de turistas. MANU MIELNIEZUK

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, reconoció esta misma semana que Balears está viviendo un escenario de saturación turística que está provocando unos picos «muy importantes» de demanda energética que están lastrando el ahorro de energía estatal.

La ministra explicó que el nivel de ahorro en la Península había sido un 3,9 por ciento menor que la semana anterior. Este era el dato provisional, porque al contabilizar los datos referentes a Balears y Canarias, que están registrando datos turísticos y poblacionales disparados, provoca que la cifra se rebaje hasta el 3,7 por ciento.

En este sentido, Ribera incide en que ambos archipiélagos deben afrontar con la mayor celeridad posible un «proceso de modernización» hacia una nueva realidad energética, lo que supone llevar a cabo un «acelerón» hacia las energías renovables.

Pico histórico de demanda

Desde el Govern explican que tanto el consumo como la demanda energética se han visto incrementadas de forma muy considerable respecto a la semana anterior, sobre todo si se tiene en cuenta que Balears registró este fin de semana las temperaturas más altas desde que se tienen registros y, probablemente, esté viviendo el verano más caluroso de todos. El director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, explica que las altas temperaturas vividas en los últimos días en las islas provoca que la demanda energética sea mayor, principalmente por el uso de aires acondicionados o dispositivos de refrigeración. Recuerda que este sábado también se vivió el pico máximo de demanda: 1.300 megavatios por hora.

Un punto imporante es la población flotante que soporta Balears durante los meses de verano, donde se llega a registrar el mismo número de turistas que de residentes. Esto provoca que las peticiones de energía sean muy elevadas. Las tres olas de calor que se han vivido en las islas han tenido como consecuencia un aumento de más del 15 por ciento de la demanda energética respecto al año anterior.

Por ello, Malagrava argumenta que el análisis completo deberá hacerse dentro de uno o dos meses porque ya se conocerá tanto la demanda como el consumo concretos y se podrán sacar conclusiones específicas. Así, reivindica que las iniciativas incluidas en el Real Decreto Ley de medidas de sostenibilidad, ahorro y eficiencia energética aprobado por el Gobierno van a suponer un ahorro de energía importante y recuerda que se trata de un mandato de la Unión Europea: «Tengo la sensación de que la derecha ha llevado a cabo un intento de desinformación, porque otros países donde gobiernan sus iguales ya se están llevando a cabo estas medidas».

Asimismo, hace hincapié en seguir avanzando hacia el decrecimiento para disminuir el consumo y reducir los efectos del cambio climático, que al ser unas islas son más directos: «La administración tiene que ser un referente en materia de transición energética y lucha contra el cambio climático».

Más ayudas al autoconsumo

El Govern anunció ayer que abrirá este otoño una línea de ayudas para actuaciones integrales de autoconsumo, eficiencia y movilidad eléctrica para la administración local en el marco del Plan de Inversiones en Transición Energética de las Illes Balears (PITEIB).

Compartir el artículo

stats