Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

Marc Pons atenderá desde Madrid las necesidades energéticas de Baleares

El ministerio de Teresa Ribera coloca al exconseller de Presidencia en un nuevo comisionado para que las islas sean «líderes mundiales» en la transición enérgetica y la descarbonización

Marc Pons, Francina Armengol y Juan Pedro Yllanes, ayer en el Consolat. CAIB

El hasta ahora director de gabinete de la ministra de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Marc Pons, será el encargado de dirigir el nuevo comisionado del Gobierno de España para el impulso de energía sostenible en sistemas insulares. El menorquín fue conseller de Presidencia entre 2015 y 2016, y cuenta con una estrecha relación con la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el conseller de Transición Energética y vicepresidente, Juan Pedro Yllanes. La finalidad es convertir a las islas en «líderes mundiales» en la transición energética y la descarbonización.

El objetivo de este nuevo destino es impulsar la agilización de los trámites para poder desarrollar las medidas que hagan de Baleares unas islas 100 por ciento renovables y descarbonizadas «lo antes posible». Pons explica que adquiere un «reto enorme» para reconvertir la economía de las islas con el objetivo de que «funcione a partir de energías limpias y pueda arrinconar las contaminantes». Según detalla, el Gobierno entiende que los territorios insulares son una «oportunidad» para acelerar el proceso de descarbonización y aplicar medidas que después sean aplicables en España y Europa.

El Plan de Inversiones para la Transición Energética de las Islas Baleares (PITEIB), dotado con más de 233 millones de euros, movilizará cerca de 630 millones de euros en la economía balear. Tanto el Govern como Pons afirman que la apuesta va dirigida a que la transición energética sea «el vector de creación de puestos de trabajo de calidad y no estacionales». Así, argumentan que este Plan de Inversiones no solo ayudará a blindar energéticamente las islas, sino que también servirá como diversificador del modelo productivo.

Pons insiste en la voluntad de colaboración entre Gobierno y Govern, con el comisionado como puente, para garantizar el cumplimiento de todos estos recursos, y resalta que en Baleares «hay una hoja de ruta, con un diseño que acabará dando muy buenos frutos».

Por su parte, Yllanes sostiene que «nuestra insularidad nos sitúa ante una serie de retos añadidos a los que pueden tener los territorios peninsulares, y tener un territorio fragmentado en varias islas y aislado supone unas especificidades que se tienen que tener en cuenta en la hora de planificar las diversas políticas públicas y, por supuesto, en materia energética».

En esta misma, reclaman una especial atención para Baleares a la hora de hacer posible que salga de la cola de la penetración de las renovables y se posicione a la cabeza del Esatdo: «Las islas, a causa de sus características, pueden ser territorios líderes en transición energética y se pueden convertir en el primer territorio de todo el Estado español en estar 100 % descarbonizado. El trabajo que hará este nuevo comisionado dedicado a atender específicamente nuestras particularidades y necesidades es una gran noticia para la transición energética de Balears». Uno de sus objetivos es pasar del 6 % de producción de energía a partir de energías renovables actual hasta el 30 % en 2026, y también crear 7.000 puestos de trabajo.

Compartir el artículo

stats