Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un apoyo para recuperar la autonomía y vivir en sociedad

El Centro Ocupacional de sa Riera da soporte a 52 usuarios con trastornos mentales

Un apoyo para recuperar la autonomía y vivir en sociedad | GUILLEM BOSCH

Pep es un usuario del Centro Ocupacional de Salud Mental de sa Riera que gestiona la conselleria de Asuntos Sociales. Acude cada día desde un piso en Palma tutelado por la Asociación Gira-Sol en el que disfruta de una plaza conveniada por el departamento de Fina Santiago.

Está encantado con todos los talleres en los que participa en el centro con el objetivo de recuperar habilidades en esos quehaceres cotidianos que le permitan vivir de manera autónoma, integrado en la sociedad. Y lo afirma con la sinceridad de los que nada tienen que ocultar ni perder. «Si no estuviera a gusto, te lo diría, yo no soy de los que me callo», corrobora.

«Los jabones que hacemos son muy buenos. De limón, de coco, de miel. Les gustan mucho a las mujeres. Yo tengo tres amigas que me los compran. No van muy caros. ¡Con el trabajazo que da hacerlos!», se lamenta en lo que constituye un claro síntoma de su paulatina incorporación al mundo laboral, que es el principal objetivo de centro de sa Riera.

Aquelina Machado es una TIS (técnica de integración social) que trabaja día a día con los 52 usuarios que consumen, en diferentes días y horarios, las treinta plazas que oferta este centro ocupacional de 9 a 16 horas de lunes a viernes.

Explica que trabajan para incrementar su autonomía con todo tipo de actividades, desde la práctica de ejercicios gimnásticos mediante coreografías musicales, pasando por la estimulación cognitiva y de sus habilidades sociales mediante el uso del lenguaje de signos, entre otras actividades como el taller de estética en el que se ayuda a las mujeres «a recuperar cuidados naturales en ellas que en nuestras usuarias están un poco dormidos», explica la técnica de integración social.

Los talleres ocupacionales se centran en la confección de jabones, el manejo de un huerto en el propio centro en el que se ha instalado un disuasorio espantapájaros diseñado por los propios usuarios y el taller de costura. Una visita al taller de jardinería permite comprobar el cariño y la esperanza con la que Pep ve crecer sus pebres y tomàtigues que condimentarán estas ensaladas veraniegas.

Los talleres son un medio que permite a la persona expresarse de forma directa. Ayudan a adquirir destrezas, agilidad y motricidad fina (ejercitar los distintos movimientos con los dedos de la mano) lo que le será beneficioso para realizar posteriormente todo tipo de actividades, explica Leopoldo Mir, terapeuta ocupacional del centro de sa Riera.

«Les enseñamos a retomar actividades de la vida diaria gracias a las cuales recuperarán las habilidades para que puedan vivir de manera independiente, catapultarlos hacia la autonomía», subraya Mir. Este terapeuta explica que hay usuarios que reciben el alta y los hay que recaen porque ellos, como el resto de la humanidad, padecen altibajos en sus estados de ánimo que se manifiestan más notoriamente en los cambios estacionales, en primavera y otoño fundamentalmente. Y pese a que este Centro no tiene como principal objetivo la reinserción laboral de sus usuarios, algunos de ellos ya trabajan en el bar del velódromo Palma Arena gestionado por la Asociación Gira-Sol.

Compartir el artículo

stats